Edgardo Rodríguez Juliá
💬

El viejo de la laguna negra

Sus temperamentos son, de hecho, menos que aquellos que observamos al otro lado de la Avenida Ashford, ya en pleno Océano Atlántico; mientras allá se ven los pañuelitos con el viento del norte, o aparecen las brumas, las marejadas de los muertos y esas calmas que sorprenden, del lado de acá, apenas a doscientos metros de la ventana al mar con la escultura de Botero, se encuentra, no siempre, porque es como una alucinación, esa superficie imperturbable de la laguna, cual espejo gigantesco, donde se reflejan temblorosos los altos perfiles de los edificios, donde se destaca el diseño en uve invertida del antiguo Hotel La Rada.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

viernes, 20 de noviembre de 2020

Henry Klumb: la casa en el bosque

La casa Klumb, ícono del tropicalismo que propugnó su creador para nuestra vivienda antillana, quedó sometida a la indiferencia y luego a la negligencia que culminó en su destrucción, escribe Rodríguez Juliá

sábado, 14 de noviembre de 2020

“4645”

Los puertorriqueños no somos un país de cultura política violenta; preferimos convertir la revuelta, siempre cívica, en fiesta. La ‘comparsa’ es la gran metáfora de estas manifestaciones, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 24 de octubre de 2020

El debate de la incultura

Como primera prioridad, debemos enfocar en el Centro de Bellas Artes, su plena apertura siguiendo los protocolos de mitigación para lidiar con la pandemia, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 10 de octubre de 2020

El voto presidencial

Precisamente por lo que está en juego para nosotros los puertorriqueños, un voto contra Trump sería emancipador. Añoro ese voto, me gustaría tenerlo; de una vez renuncio a los remilgos nacionalistas de pensarme país aparte, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

 

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: