Edgardo Rodríguez Juliá
💬

Henry Klumb: la casa en el bosque

Hace alrededor de siete años escribí un artículo sobre la Casa Klumb. Advertía sobre el deterioro de la estructura y el abandono del jardín y bosque circundantes. Desde la muerte del gran arquitecto alemán, acaecida en un accidente de tránsito en 1984, aquella casa, ícono del tropicalismo que propugnó su arquitecto para nuestra vivienda antillana, permanecía sometida primero a la indiferencia, luego a la negligencia que culminó en su abandono y eventual destrucción por el fuego. Es fácil adivinar el origen de ese fuego dada la pobreza en que estuvo enclavada la estructura; bastaría el olvido de algún algún vagabundo o adicto, o simplemente la voluntad maliciosa de alguien en la cercana barriada. La Universidad era custodia de la estructura, lo suficiente, según el portavoz de rectoría, para podar la grama — inexistente cuando la visité— y pagarle a un celador que la noche del siniestro, quizás muchos días y noches anteriores, se encontraba disfrutando de sus vacaciones, siendo sus tareas solo a tiempo parcial dada la quiebra en que se encuentra el país y la institución.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 20 de noviembre de 2021

Pensamientos ordenados en torno a una consagración invernal

Mi literatura ha sido un cruce de lo autobiográfico y lo social; siempre he tenido como ambición elucidar el objeto social y sus transformaciones, testimoniar los tiempos que me han tocado vivir, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 13 de noviembre de 2021

Adiós, mundo necio

Hay una fuga de la sacralidad del amor y la intimidad en ese momento cuando lo obsceno se manifiesta con tanto descaro, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

martes, 9 de noviembre de 2021

Cuando terminas la casa

Sergio Ramírez, que además del exilio supo de la clandestinidad durante los años setenta, convierte su exilio, que de por sí es separación, en una especie de imprevista recuperación afectiva, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

martes, 12 de octubre de 2021

Vida del coleccionista

Los libros tienen que ser leídos y las obras de arte expuestas; libro de una estantería que permanece sin ser leído está moribundo, mientras que una obra plástica almacenada es quitarles la luz a nuestros ojos, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: