Edgardo Rodríguez Juliá
💬

Papeles encontrados

Encuentro este recorte amarillento de periódico, posiblemente de “El Mundo” del cuatro o cinco de noviembre de 1958; se me dificulta adivinar cómo llegó a mis manos. En un lado aparece un programa de carreras de caballos, en lo que supongo que era, para aquel entonces, el recién inaugurado Hipódromo El Comandante, en la Avenida 65 de Infantería. No recuerdo ninguno de los caballos, aunque me llame la atención el que uno de éstos fuera, por su victorioso nombre, profético de nuestros tiempos, tan contaminados por viejos que usan tenis. El caballo se llamaba “Nike”. Otro nombre que me llama la atención es el de la yegua “Sabrina”. A algún dueño de establo lo cautivó la película de 1954, dirigida por Billy Wilder, con las insuperables actuaciones de Audrey Hepburn, Humphrey Bogart y William Holden. El programa hípico no incluye el establo; la identidad del aficionado al cine permanece un misterio. Los nombres de los jinetes sí evocan mi propia adolescencia hípica; nombres como P.G. Dávila y R. Maldonado, el notorio “Rata” Maldonado, lo mismo que el Chegüi Landrau, todavía estaban vivos en el hipismo de comienzos y mediados de los años sesenta; son mis “petites madeleines”, con ellos recupero mis caminatas 65 arriba hasta llegar al Hipódromo.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 12 de septiembre de 2020

La rueda del progreso

Ahora, una vez viejo, me toca reconocer cómo una de esas coordenadas de su vaticinio se va borrando con el tiempo; esa rueda del progreso, o de la esperanza, o quizás solo de un destino bonancible, ¿a dónde se ha ido?, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 8 de agosto de 2020

Iconoclastas

El puritanismo en la Historia es igual de peligroso que la Religión: tendríamos que expurgar buena parte de la literatura sureña y películas como ‘Gone with the Wind’, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 11 de julio de 2020

Memorias de un misántropo

Algo bueno tenía que pasarle en su senectud. Es lo perfecto: el privilegio de la cercanía banal, husmear al otro de cerca sin que te soben la espalda compensa con creces el distanciamiento social, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 13 de junio de 2020

Los marcianos llegaron ya

Esta pandemia ha traído, con el auxilio de las “redes sociales” y el internet, la otra consecuencia de cualquier peste, es decir, la rampante y consecuente irracionalidad. Las llamadas “teorías conspirativas” son el mejor ejemplo, escribe Edgardo Rodríguez Juliá