Mario González Torres

Punto de vista

Por Mario González Torres
💬

A escuchar a los niños en momentos de emergencia

Los temblores de tierra de las últimos días y horas pueden generar ansiedad y temor. Sin embargo, es recomendable mantener la calma y tener cuidado con la información que recibimos en redes sociales ya que mucha es falsa. 

Además, es sumamente importante ayudar a los niños a enfrentarse a estas situaciones.

Los adultos deben establecer un plan de contingencia para manejar cualquier desastre natural y practicarlo con nuestros niños.

Los menores de edad se exponen a los desastres a través de la televisión, el cine, los periódicos, escuchando comentarios de otras personas, o mediante una mezcla de estos canales de información. En otras ocasiones, un niño o niña puede haber sido un testigo ocular de un desastre. Quizá él o un familiar hasta resultó herido.

Parte de la siguiente información fue compartida tras nuestra experiencia con el huracán María, pero mantiene vigencia hoy, ante la ocurrencia de sismos fuertes que impactan a todo Puerto Rico. 

Los consejos a continuación aplican a toda la familia, pero se centran en ayudar a los niños a enfrentarse a situaciones de emergencia vinculadas a fenómenos naturales para cuidar su salud mental.  

• Reúna a su familia.

• Escuche a sus hijos.

• Deje que sus hijos expresen lo que siente, pero no minimicen lo que manifiestan.

• Dígale a su niño que entiende cómo se siente y que está haciendo todo lo posible para manejar la situación.

• Incluya a sus hijos, cuando sea posible, en sus actividades del diario vivir.

• Tan pronto sea posible, restaure las rutinas normales, ya que esto genera confianza y una respuesta positiva

• Continuar con las responsabilidades habituales, como, por ejemplo, ordenar las camas y las habitaciones proporciona un sentido de normalidad.

• Limite la exposición de su hijo a noticias de televisión, periódicos que contienen imágenes de violencia, lesiones y muerte.

• Evite lugares y situaciones que devuelva emociones y recuerdos relacionados con el desastre.

• Procure que consuma sus comidas a la misma hora del día que siempre.

• Deje que su hijo se aflija por un juguete perdido, una mascota o una manta que falta.

Todo el mundo siente estrés después de un desastre. Muchos niños temen que el desastre vuelva a suceder. Algunos signos de estrés a corto plazo pueden incluir cambios en el sueño y el apetito, dolores de cabeza y malestar estomacal, apego, mal humor, irritabilidad, temor, tristeza y cambios de comportamiento como hiperactividad o irritabilidad. 

La mayoría de los signos de estrés desaparecerán dentro de un par de semanas. Sin embargo, si un niño sigue mostrando estos signos después de unas semanas y tiene   problemas con su familia, amigos o escuela, los padres deben buscar ayuda de un profesional de la salud mental como psicologos o psiquiatras de niños y adolescentes.








Otras columnas de Mario González Torres

jueves, 26 de marzo de 2020

Médico en la trinchera

Amo mi trabajo, eso no ha cambiado, pero el mundo a mi alrededor sí ha cambiado. Les pido que tomen las precauciones recomendadas para reducir el riesgo de que esta epidemia se salga de control, dice Mario González

lunes, 23 de diciembre de 2019

Mi vida con déficit de atención

El psiquiatra Mario González Torres comparte su experiencia como paciente de TDAH para motivar a quienes sufren la condición a buscar ayuda

miércoles, 23 de octubre de 2019

Los medios pueden fomentar la salud mental

Los medios de comunicación también pueden ser una herramienta valiosa para concienciar sobre la importancia de la salud mental, sostiene Mario González Torres