María Dolores Fernós

Punto de vista

Por María Dolores Fernós
💬

Ante el abandono y la negligencia: la solidaridad feminista

Existen organizaciones en Puerto Rico dirigidas por mujeres y creadas para atender las múltiples y variadas necesidades de estas: el impacto de la pobreza y violencia en sus vidas, la discriminación y exclusión de foros de poder, así como los efectos negativos de políticas públicas prejuiciosas. Trabajan intensamente, algunas desde hace varias décadas, y así contribuyen continuamente a la transformación de las vidas de miles de mujeres y sus familias. 

Estas organizaciones han mostrado su pertinencia y valor. Muchas fueron esenciales, por ejemplo, en salvar vidas luego del huracán María, llevando comidas, medicamentos y apoyo emocional a las comunidades. Lo repiten aún todas las semanas luego de los terremotos. Otras trabajan para empoderarlas, adiestrarlas en destrezas mercadeables e impulsarlas hacia la independencia económica.

Su reto persistente es la escasez de recursos económicos para cubrir sus gastos. En el pasado, el gobierno cubría algunos de éstos mediante asignaciones legislativas. Pero esto ha cambiado.

En los pasados cuatrienios, los donativos legislativos han mermado significativamente debido al déficit fiscal, porque se asignaron a otros proyectos (en muchas ocasiones de fines cuestionables) o a veces por pura represalia. 

Algunas organizaciones han tenido que cerrar, pero la mayoría, aún en medio de la precariedad, siguen brindando sus servicios.

Para combatir este nuevo obstáculo y sostener la continuidad de proyectos esenciales, así como propiciar el surgimiento de otros, se ha creado un nuevo instrumento de justicia social en defensa de los derechos humanos de las mujeres y las personas discriminadas por su género: la Fundación de Mujeres en Puerto Rico.

Esta entidad es única. Integra de manera colaborativa a mujeres en Puerto Rico y de la diáspora en Nueva York. Cuenta con el apoyo de la New York Women’s Foundation, del Hispanic Federation, de la Fundación Comunitaria de Puerto Rico y de otras entidades y personas en y fuera de Puerto Rico. A pesar de su reciente creación, de los fondos recibidos ya ha otorgado donativos.

Ante enormes dificultades y la negligencia de muchas instituciones gubernamentales, las mujeres resistimos. Ante los abusos, los desplantes y los abandonos del estado, respondemos con mayor empeño. Ante las injusticias, activamos aquello que sabemos que logra mayor justicia para las mujeres: la solidaridad feminista.

Le damos la bienvenida a la Fundación de Mujeres en Puerto Rico

Otras columnas de María Dolores Fernós

domingo, 29 de marzo de 2020

Respuestas al COVID-19 con perspectiva de género

En situaciones de emergencias de salud pública al igual que en las situaciones de desastre es necesario que se asuman las respuestas de gobierno y las políticas públicas con una perspectiva de género, señala el Instituto de Estudios de Mujeres, Genero y Derecho

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Veredicto unánime, mensaje contundente

Si no lo pensamos bien, nuestro voto puede permitir que permanezcan en sus puestos otros O’Neill que están aún en posiciones públicas. No lo merecemos. No lo permitamos, dice María Dolores Fernós