Orlando Parga
💬

Asunto pendiente de un 4 de julio

“That all men are created equal” pudo ser en 1776 una declaración revolucionaria para aquellos tiempos de esclavitud cuando se mercadeaba a seres humanos como propiedad. No así en los nuestros, cuando ya vivimos la experiencia de haberse elegido y reelegido presidente a un hombre de raza negra de sobresaliente capacidad e inteligencia, sustituido a su vez por otro hombre de raza blanca que no llega a sus tobillos. A los 244 años de aquel inspirador desafío al imperialismo británico, el discrimen por raza que es aún el conflicto más apremiante de la sociedad estadounidense nos impone atender aquel asunto pendiente que nos dejaron los padres forjadores de la Unión… un asunto que ha salido caro y sigue costando caro.

618,000 muertos y 413,000 heridos fue el trágico saldo de la Guerra Civil de Estados Unidos provocada por la emancipación, más la reverenciada sangre de Abraham Lincoln. Las víctimas del resabio de la supremacía blanca que aquel conflicto dejó se siguieron contando desde tiempos de la posguerra civil al presente, con Martin Luther King, Jr. convertido en mártir y ahora sumándose los asesinatos a manos de la policía que provocan interminables protestas en ciudades de la nación.

La II Guerra Mundial, que costó la vida a unos 180,000 soldados estadounidenses y de la que en el ámbito mundial hay espeluznantes cálculos de 100 millones de muertes, fue singularmente sangrienta por la política de supremacía de la raza blanca que adoptó el régimen nazista alemán. A pesar de las lecciones que dejó aquella gran tragedia humana, la nefasta teoría de una raza superior continúa planteada en los países beligerantes de aquel conflicto – Francia, Inglaterra, Alemania, Italia, Estados Unidos – con líderes políticos, partidos y manifestantes que abiertamente exhiben la simbología nazi y, en nuestro caso, hasta un presidente Trump que los describe como “very nice people”.

El asunto que nos dejó pendiente de resolver la generación de 1776 está sobre la mesa con latente urgencia. A los 244 años, recordemos el planteo del 4 de julio… “que todos los hombres fueron creados iguales”.

Otras columnas de Orlando Parga

viernes, 31 de julio de 2020

¿La carta de Justicia o el discurso de Obama?

No hay que solicitar permiso a Washington para preguntarnos si queremos o no la estadidad como la fórmula descolonizadora; eso habrá que pedírselo al Congreso, escribe Orlando Parga

jueves, 23 de julio de 2020

El virus de la campaña política 2020

Mantener a los hospitales financiados en medio de la crisis de la pandemia para que estén adecuados a recibir los infectados, ¡es simple y esencial sana política pública!, escribe Orlando Parga

jueves, 23 de julio de 2020

Freno al abuso contra médicos y pacientes

Este es el sistema que tiene en fuga a nuestros especialistas médicos más competentes. Los planes médicos les pagan lo que, y cuando, les viene en ganas, dice Orlando Parga

domingo, 19 de julio de 2020

Soñando un pacto anticorrupción

Vamos a las elecciones para escoger gobierno en medio de investigaciones y acusaciones de corrupción como si fuéramos de invitados a la “Fiesta del Chivo”, opina Orlando Parga