Orville Disdier

Punto de vista

Por Orville Disdier
💬

COVID-19 versus otras epidemias

Al momento de redactar este escrito la Organización Mundial de la Salud detallaba que a nivel mundial se ha confirmado casi 230,000 casos de COVID-19 y un total de 9,386 muertes. Por su parte, el Center for Systems Science and Engineering at Johns Hopkins University detallaba 214,894 casos, 8,732 muertes relacionadas y 83,313 casos recuperados. Estos números sugieren una tasa de fatalidad cercana al 4%. Sin embargo, un artículo preliminar de la revista Emerging Infectious Disease sugiere que la verdadera tasa de fatalidad fluctúa entre 0.25%–3.0%, dependiendo de las características geográficas y socioeconómicas del lugar. 

Hasta ahora parece que COVID-19 es más letal en personas mayores de 60 años. Actualmente no existe vacuna ni tratamiento específico. No es la primera vez que los humanos nos enfrentamos a una epidemia, pero ¿cómo compara esta epidemia con otras del pasado?

Influenza española - Se detectó por primera vez en marzo de 1918 y se estima que una tercera parte de la población mundial (500 millones) se infectaron y más de 50 millones murieron, lo que sugiere una tasa de fatalidad cercana al 10%. Los grupos más afectados fueron aquellos entre 20 a 40 años de edad y la pandemia terminó en el verano de 1919.

Severe Acute Respiratory Syndrome o SARS – Es un coronavirus y se detectó por primera vez en noviembre de 2002 en China. Se estima que 8,098 personas se infectaron y aproximadamente 774 murieron, lo que sugiere una tasa de fatalidad cercana al 9.6%, aunque algunos expertos sugieren una tasa de 15%. Los grupos más afectados fueron los de 60 años o más (con una fatalidad de 50%). La pandemia terminó en verano de 2003.

Influenza H1N1 2009 – Se detectó por primera vez en enero de 2009 y se estima que en Estados Unidos 60.8 millones se infectaron. A nivel global, el estimado puntual de muertes es de 284,000, pero hay estudios que establecen cifras entre 151,700 a 575,400. Los grupos más afectados fueron los niños y jóvenes adultos. La pandemia terminó en agosto de 2010.

Hasta ahora, parece que el COVID-19 es menos fatal que la influenza española y que el SARS, y ha cobrado menos muertes que el H1N1 2009. Por su parte, COVID-19 ya ha superado al SARS en cuanto a la cantidad de personas infectadas. Sin embargo, el hecho de que en este momento no exista una vacuna o una cura específica para COVID-19, hace de esta amenaza una igual o más peligrosa que el SARS o el H1N1 2009. En este momento nuestra mejor estrategia es el distanciamiento social, la aplicación rápida y certera de las pruebas de detección y la activación de un sistema de vigilancia epidemiológica activo.  

En el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico ya hemos tomado iniciativas para analizar y compartir datos de COVID-19, pero esto solo será efectivo si el Departamento de Salud nos brinda, de forma expedita y  completa, los datos y estadísticas que necesitamos para hacer nuestro trabajo.



Otras columnas de Orville Disdier

domingo, 12 de abril de 2020

COVID-19: sin estadísticas suficientes

El Departamento de Salud decidió no enviarle los datos crudos sobre el COVID-19 al Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, expone el doctor Orville Disdier

sábado, 14 de marzo de 2020

Casos positivos: los próximos pasos

La primera recomendación es el establecimiento de un sistema de vigilancia epidemiológico que sea rápido, flexible y efectivo, escribe Orville M. Disdier

sábado, 15 de febrero de 2020

El índice de precios y la matrícula escolar

El aumento en los precios de los libros y el cuido, entre otros, está relacionado a una tendencia de baja de la matrícula estudiantil del sector público, dice Orville Disdier

sábado, 25 de enero de 2020

El coronavirus y la transparencia de la información

A diferencia de otras epidemias del pasado, hoy los conocimientos científicos han avanzado mucho y la información es más rápida, eficiente y transparente, escribe Orville M. Disdier