Eudaldo Báez Galib

Punto de vista

Por Eudaldo Báez Galib
💬

Cristiandad y autocracias

El que los cristianos evangélicos que apoyan políticamente a Donald Trump sean su base política confiable, independientemente de las características morales e intelectuales de él, no es un misterio religioso. La “fe” cristiana es un acto enigmático del cual los políticos se aprovechan.

El nazismo alemán tuvo el apoyo de un sector cristiano importante—católicos y protestantes— bajo la promesa de devolver la “honra” a Alemania, luego de la derrota en la Primera Guerra. Se apeló al sentido nacionalista y a la “supremacía étnica”.

Ese trueque cegó a esos cristianos. Ni conscientes fueron del holocausto. El nazismo aprovechó esa aceptación a cambio del nacionalismo.

Igualmente sucedió en la Italia de Benito Mussolini, que era eminentemente católica. El papado, por siglos, tenía su sede en Roma y se afectaba por los gobiernos de cada momento.

Mussolini adviene al poder y consciente de que dependía políticamente de esa Italia católica, le reconoce un estado nacional: el Vaticano. Terreno que segregó de la ciudad de Roma y lo convirtió en territorio soberano. 

Los italianos se prendaron de Mussolini, y este supo aprovecharlo. Tan así, que la población aplaudió su alianza con la Alemania nazi en la Segunda Guerra y aceptó a Hitler.

En nuestra “madre patria”, hubo un Francisco Franco, desbancando (con ayuda militar alemana) la República. Esa rehusaba reconocer beneficios religiosos tradicionales. España, como Italia, era católica. Y Franco, como Mussolini, necesitaba una población complacida. Al igual que este, depositó en manos de los religiosos importantes áreas sociales de los españoles. 

En Puerto Rico (1960) se sembró una semilla que, afortunadamente, no germinó pues el ambiente sociopolítico no era el apropiado. Entonces, unos ciudadanos con el apoyo de los obispos católicos de Ponce y San Juan, McManus y Davis, —había solo dos diócesis—organizaron el Partido de Acción Cristiana, el PAC, como “reacción” a la política social del gobierno PPD.

El liderato del Partido Estadista Republicano (PER), predecesor del PNP, García Méndez y Ferré, confiaron a que por ser Puerto Rico un país profundamente católico, el PPD se dividiría a causa del PAC y el PER triunfaría.

Luis Muñoz Marín, en su apogeo como gobernador, prohibió al liderato del PPD intervenir públicamente contra la Iglesia. Solo él hablaría. Hubo mensajes entre Muñoz y el Vaticano y con el Cardenal Spellman de Nueva York (entonces Puerto Rico estaba bajo su jurisdicción). El PAC no solamente perdió, sino que hubo acusaciones de fraude. Al presente, a diferencia de entonces, hay ambiente— actores políticos prestos y cristianos que saborean política y gobierno—.

Es interesante notar que luego del PAC, el Vaticano removió a Puerto Rico del cardenalato de Nueva York, se retiraron los sacerdotes y monjas estadounidenses y se creó una sede cardenalicia que no responde a la Iglesia estadounidense. Surge un cardenal jíbaro, al lajeño Luis Aponte Martínez y se nos tiene en adelante como jurisdicción aparte.

Ahora volvamos a Trump y a su planteamiento insignia que evidencia confianza absoluta en su base: “puedo asesinar a cualquiera en la Quinta Avenida y no pierdo un voto”. Y es cierto. La “fe” lo viabiliza. La transacción entre ese sector cristiano y Trump, de apoyo a él a cambio de desmantelar el aborto, el matrimonio entre parejas del mismo sexo, con jueces que los apoyen y otros etcéteras, ha rendido frutos a ambos

Pero la historia ya no se asusta con estos acuerdos. Solo que a diferencia de los con otros autócratas, a Trump le atribuyen que, “aun hombre imperfecto”, así dicho, es “enviado de Dios”.

Otras columnas de Eudaldo Báez Galib

miércoles, 8 de julio de 2020

Por si se activa el “juicio político”

Activado el proceso, es indispensable la transparencia, que el pueblo participe como jurado y que se garantice a la gobernadora, con particularísima rigurosidad, su “debido proceso”, escribe Eudaldo Báez Galib

jueves, 25 de junio de 2020

La prueba suprema del Supremo

Los partidos políticos, popular y novoprogresista y en Estados Unidos el demócrata y republicano, luchan crudamente por controlar la judicatura, destaca Eudaldo Báez Galib

jueves, 11 de junio de 2020

Estados Unidos seguirá como es

Un recorrido por la historia confirma que Estados Unidos, desde su fundación mediante revolución sangrienta, sí dependió de violencia para consolidar poderío, escribe Eudaldo Báez-Galib

jueves, 4 de junio de 2020

Somos quienes somos ¡y ya!

Ese inmovilismo nos acompaña desde nuestra fundación y no hay sahumerio que lo despoje. Ni huracanes, ni terremotos, ni pandemia. Ni atosigamiento de ley electoral, código, jurados retroactivos, dice Eudaldo Báez Galib