Ana Irma Rivera Lassén
💬

Dejemos de minimizar el acoso sexual callejero

No me sorprende que algunas personas minimicen el acoso sexual callejero argumentando que los piropos son parte de nuestra cultura. Así pues, atacan proyectos legislativos que buscan erradicar distintas manifestaciones de violencia de género y garantizar los derechos de las mujeres, en todas sus diversidades, a vivir en paz y seguras. Eso ha ocurrido antes. Ocurrió cuando se aprobó la Ley 54 de violencia doméstica, decían que eran problemas de pareja y no tenían que meterse en eso, y ocurrió cuando se discutió la ley de hostigamiento sexual en el empleo, la cual también asociaban a la cultura de los piropos. Para atacar ambas legislaciones, se argumentó que traerían una lluvia de denuncias viciosas, vagas e injustificadas. Hoy, no hace falta hablar de lo necesarias que han resultado ser estas dos leyes y de la importancia de que exista política pública en contra de la violencia en la relación de pareja y en contra de acercamientos sexuales no deseados en el entorno laboral.

Otras columnas de Ana Irma Rivera Lassén

miércoles, 2 de marzo de 2022

Derechos laborales secuestrados por la terquedad partidista

En la pasada sesión legislativa, la Cámara de Representantes enmendó unilateralmente la Reforma Laboral, lo que resultó en una pieza legislativa con serios errores, incongruencias, disposiciones contradictorias y hasta disparidades, escribe Ana Irma Rivera Lassén

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: