Enrique Vázquez Quintana
💬

El coronavirus no es capitalista

El Sistema de Salud de Puerto Rico era socialista. Los hospitales eran del gobierno y todo el personal de los hospitales recibía sus sueldos del Departamento de Salud del país. El sistema de regionalización fue establecido por el Dr. Guillermo Arbona y el Dr. John B. Grant y estuvo en efecto hasta el 1994, año en que se comenzó el proceso de privatización de los servicios de salud en el país. Ese sistema confrontaba problemas, pero estaba bien planificado y basado en humanismo y servicio al prójimo. Seis años más tarde, en el 2000, ya la Reforma de Salud se había extendido a todo el país. Le entregamos a las compañías aseguradoras de salud la administración de los servicios de salud del país. El motivo principal de esas compañías es el lucro, el allegar ganancias para sus inversionistas. 

Al comienzo de la epidemia del coronavirus y ante la implantación del toque de queda y el distanciamiento social, el porciento de ocupación hospitalaria era bajo, lo que llevó a que algunos hospitales privados cesantearan a un número significativo de sus empleados. Esta decisión estuvo basada exclusivamente en que no tenían ganancias y su propósito primordial es el lucro. Nadie hubiese concebido que bajo el sistema de salud anterior hubiese ocurrido despido de empleados hospitalarios. 

La gobernadora Wanda Vázquez impuso el toque de queda, movilizó la Guardia Nacional, cerró las escuelas y logró que se movilizaran los vuelos internacionales al aeropuerto Luis Muñoz Marín y eventualmente reducir la llegada de pasajeros contaminados con el coronavirus. Todo eso ocurre antes que los gobernadores de estados norteamericanos adoptaran esas mismas medidas. 

No hay duda de que la pandemia de COVID-19 afectará la economía mundial. La inactividad económica, al igual que el número de muertes, producirá una recesión económica mundial, como la pandemia. Es por eso que prácticamente todos los gobiernos han inyectado sus respectivas economías con aportaciones económicas a los ciudadanos y a las compañías e industrias pequeñas que generan un gran número de empleos, pero cuyo capital es limitado y por tanto no pueden sobrevivir largos períodos sin funcionar. 

Estados Unidos, que tiene un déficit trillonario, ha realizado inversiones billonarias para ayudar a sostener la economía de sus estados y territorios. Los pequeños negocios, los ciudadanos y los estudiantes se beneficiarán de esas aportaciones económicas para sostenerse en lo que gradualmente se va liberalizando la apertura gradual de la actividad económica. España y otros países europeos han tomado acciones similares. 

Es interesante que el pico de la pandemia ha ocurrido en fechas diferentes en los distintos países y aún en los diferentes estados de Estados Unidos. Los países que han sido muy agresivos en abrir la actividad económica abruptamente han observado una segunda ola de pacientescontagiados y un aumento en la mortalidad. Los expertos pronostican que el coronavirus no va a desaparecer, que permanecerá con nosotros hasta que se desarrolle una vacuna que nos inmunice contra esa enfermedad.  Es posible que, como la influenza, tengamos que recibir una dosis adicional anual. Se ha indicado que para el otoño tendremos un segundo brote del coronavirus. En esa ocasión los síntomas se confundirían con la influenza o micoplasma. 

Ante la falta de discriminación del coronavirus entre ricos y pobres, nuestro sistema de salud posiblemente deberá evolucionar al sistema de pagador único, o Medicare para todos como tienen Canadá, Inglaterra, España y otros países europeos. En Puerto Rico podemos revertir al sistema anterior utilizando los Centros 330 y los hospitales de las escuelas de medicinas. La salud no puede estar en manos de compañías de lucro.


Otras columnas de Enrique Vázquez Quintana

jueves, 21 de mayo de 2020

Rastreo versus prevalencia

El estudio de prevalencia es más fácil de realizar que el rastreo. Pero en Puerto Rico el rastreo confronta serios problemas y el estudio de prevalencia no se ha hecho, escribe Enrique Vázquez Quintana

martes, 12 de mayo de 2020

Secretario de gabinete a tiempo parcial

Es evidente que luego del desastre en la fracasada compra de pruebas para el coronavirus nunca más se deberá designar a un secretario de gabinete a tiempo parcial, escribe Enrique Vázquez Quintana

viernes, 27 de marzo de 2020

Un respirador para varios pacientes

Ante la escasez de ventiladores, existe la posibilidad de utilizar un ventilador para tratar a dos, tres o cuatro pacientes con insuficiencia pulmonar, escribe Enrique Vázquez Quintana