Gerardo Bloise

Punto de vista

Por Gerardo Bloise
💬

El desafío de los veredictos unánimes

Evangelisto Ramos fue acusado por un delito grave en un tribunal de Lousiana. Al ser hallado culpable por un jurado 10 a 2 recibió sentencia de cárcel por vida, sin derecho a probatoria. 

Ramos, a través de sus abogados, reclamó que su caso fuera revisado por el Tribunal Supremo federal por considerar que la decisión del jurado en su contra era inconstitucional. 

El Tribunal Supremo reviso el caso y determino que a Ramos se le violentaron las disposiciones de la decimocuarta enmienda de la Constitución de los Estados Unidos en la que se establece que en los casos de naturaleza grave el jurado debe deliberar culpable o no culpable por unanimidad. 

La decisión del Tribunal Supremo afectará adversamente a varios engranajes del sistema de justicia criminal. Sin embargo, aquí aludiré a las que considero que serán las más afectadas: la Policía, la Fiscalía y los propios tribunales. 

La investigación criminal está sujeta a unas reglas de evidencia creadas para que, cuando se someta el caso a los tribunales, tenga la validez exigida bajo los estándares correspondientes.  

Esta decisión del Tribunal Supremo Federal afecta a la Policía porque sus investigaciones tendrán que ser bien rigurosas y conseguir más evidencia científica para así comprobar el hecho delictivo imputado. Sin embargo, esto se logra con tiempo, recursos, y dinero.

Así lo experimenté en el caso Casey Anthony vs State of Florida, donde los recursos, tiempo y dinero fueron partes fundamentales en someter el caso al tribunal. 

En Puerto Rico, sin embargo, la Policía actualmente no tiene suficiente personal, tiempo y dinero disponible para reabrir investigaciones de casos que en la eventualidad tengan que verse retroactivamente en un tribunal.

La Fiscalía, mientras, tendrá que examinar el expediente de cada caso cuidadosamente para determinar que toda la prueba sometida a su consideración reúne todos los elementos de valor científico probatorio y que sea consonó con los parámetros legales del tribunal y buscar nuevamente testigos, si están vivos. Además, deberá procurar toda la evidencia, si se está hoy disponible, así como a las familias de la víctima o víctimas, que estarán sujetas nuevamente a revivir sus pérdidas.

Los tribunales, mientras, tendrán mayores retos para conseguir jurados, ya que se les impondrá la responsabilidad de decidir mediante unanimidad. 

En mi opinión, la decisión del Tribunal Supremo recién divulgada es errada porque propiciará un caos sin precedente en el sistema de justicia criminal.




Otras columnas de Gerardo Bloise

sábado, 28 de marzo de 2020

En la primera línea de fuego contra el virus

El secreto para combatir el virus es quedarse en su casa. Así no solo protegeremos a nuestras familias, sino también a los “first responders” en las emergencias, dice Gerardo Bloise