Alberto Varela

Punto de vista

Por Alberto Varela
💬

El gusanito que puso de rodillas al planeta

Algún día, alguien escribirá un cuento que se llame “El gusanito que puso de rodillas al planeta”. 

Y la tragedia de todo esto es que pudo haberse evitado con una pizca de amistad solidaria entre los países del mundo. 

Son pocos los que se han percatado de que en enero tuvimos una enorme ventana de oportunidad para detener este malvado monstruo, una que no aprovechamos por las absurdas rivalidades de estos países.  

Hubiese bastado una simple teleconferencia entre nuestros líderes occidentales y el presidente Xi Jinping de China para preguntarle qué estaba pasando por allá y cómo podíamos trabajar juntos para resolverlo. 

Lo apropiado hubiese sido que fuese Xi quien iniciase la llamada. Este sabía lo que estaba pasando en Wuhan, pero lo ocultó hasta que fue demasiado tarde. 

Pero bueno… es que en este mundo moderno nos hemos acostumbrado a tantas cosas raras. Callamos aun cuando vemos la muerte y el sufrimiento rondando libremente por las calles. 

¿O es que la madre naturaleza, enfurecida tras décadas del abuso despiadado a la que la hemos sometido durante tanto tiempo, finalmente perdió su paciencia y decidió lanzarnos una última advertencia?  

La naturaleza escogió a los murciélagos para comunicarnos su malestar.  A pesar de que son portadores de poderosos patógenos, habitualmente estos no contagian a los humanos cuando se les respetan sus hábitats. Hoy día, son una especie en peligro de extinción. A pesar de que hacen una aportación ecológica, hemos destruido sus hábitats y los hemos deshonrado convirtiéndolos en alimento. 

Lo aterrador de todo esto es que apenas ha empezado. No hemos escuchado nada de África ni de un largo etcétera de países pobres. Cuando eso ocurra, tendremos todos que salir corriendo a rescatar del olvido la palabra dantesco. 

Esta palabra capta mejor que ninguna otra lo que nos espera si los líderes mundiales no ponen a un lado sus banales intereses personales para unirse y salvar al planeta. 

Dantesco es la palabra que debió haber surgido en esa llamada telefónica de enero que nunca ocurrió. Si se hubiese hecho, esta palabra macabra hubiese sido expresada, y no estuviéramos viviendo hoy en estas tinieblas amenazantes en las que estamos sumergidos. 

Estas tinieblas son las mismas en las que pacíficamente vivían los murciélagos hasta que a los humanos se nos ocurrió invadir sus privados recintos para saciar nuestros extraños e insaciables apetitos.    


Otras columnas de Alberto Varela

lunes, 24 de junio de 2019

La salud de nuestros veteranos

Alberto M. Varela señala que el problema de la salud mental en Puerto Rico destruye vidas, instituciones y devasta presupuestos

viernes, 29 de septiembre de 2017

Las ráfagas de dificultades

A una semana del terrible impacto del huracán María sobre Puerto Rico, las ráfagas de dificultades cotidianas continúan azotándonos.

sábado, 8 de julio de 2017

La clase de 1963 de la UPR en la piel

El médico Alberto Varela recuerda su paso por la UPR, institución de la que se graduó en 1963 sellando con el acto entrañables amistades.