Hiram Sánchez Martínez
💬

El regreso a las escuelas inservibles del Departamento de Educación

De niño y adolescente, desde semanas antes de comenzar el nuevo año escolar, me pasaba contando los días para el regreso a la escuela. Sería la ocasión para estrenar uniforme y zapatos nuevos, volver a ver a mis compañeros de clase y a la novia que no veía desde mayo, y para conocer a mis nuevos maestros. Ese primer día de clases era placentero y lleno de entusiasmo para todos, que parecíamos estar en la misma sintonía de un regreso feliz. La escuela estaba siempre bien pintada o, al menos, presentable, y en los salones de clase los pupitres limpios y todo bien puesto. Los baños funcionaban. No recuerdo que tuviéramos comején ni sabandijas. Tampoco filtraciones en los techos. No había matorrales en los alrededores ni equipo dañado o abandonado en los predios. Aunque estudiaba en “la pública”, en realidad nunca tuve nada que envidiar —respecto a los acomodos escolares— a los hijos de las familias pudientes de Yauco que iban al Holy Rosary.

Otras columnas de Hiram Sánchez Martínez

viernes, 23 de septiembre de 2022

Energía que nos regala el sol: la mejor opción

Si la energía que utilizamos —en vez de provenir del dísel o la gasolina— proviniese del sol, no tendríamos esos problemas. La energía que tomamos del sol es más limpia y accesible, escribe Hiram Sánchez Martínez

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: