Gerardo A. Carlo-Altieri
💬

El Waterloo de Promesa

En las Guerras Napoleónicas (1803-1815), Bonaparte tuvo que batallar desde la península española hasta Moscú, donde terminó derrotado por la resistencia rusa y un invierno tormentoso, saga que también inspiró la sublime “Obertura 1812” de Chaikovski.

En alianza con España, Bonaparte había sufrido en 1805 una aplastante derrota marítima ante los británicos cerca de Cabo Trafalgar. Ahí falleció el legendario almirante inglés Horacio Nelson, epopeya naval que Benito Pérez Galdós inmortalizó en su “Primer Episodio Nacional, Trafalgar” (1854).

A su vez, los conflictos que surgen de la deuda de Puerto Rico se batallan en varios frentes, comenzando con el tribunal creado bajo la Ley Promesa. Muchos terminan ante el Primer Circuito de Apelaciones en Boston y hasta amenazan con infiltrarse al Tribunal Supremo federal.

Las apelaciones mayormente tratan sobre los poderes de la Junta de Supervisión Fiscal sobre Puerto Rico, órgano que suplanta al gobierno electo por un régimen tecnocrático, contrario a los poderes políticos otorgados al Estado Libre Asociado por el Congreso.

A nivel apelativo también se litiga la pertenencia de fondos para garantizar los bonos de los sistemas de pensiones y las garantías de bonos de la Autoridad de Carreteras, recaudaciones que los bonistas alegan han sido desviadas para sufragar los déficits estructurales.

En Peaje Investments, LLC v. FOMB, el Tribunal Supremo federal acaba de denegar la petición de certiorari de los bonistas, confirmando a la jueza Laura Taylor Swain, quien decidió que los bonistas no prevalecían sobre el ELA. Tal denegatoria apunta a que el Supremo todavía no tiene apetito para las batallas legales sobre la deuda de Puerto Rico.

Por otro lado, los bonistas de Retiro prevalecieron en Altair v. ERS. El Circuito determinó que los bonistas tienen un gravamen válido. También ordenó al tribunal de instancia determinar la “protección adecuada” requerida para proteger los fondos de cobertura.

En una opinión del juez Juan R. Torruella (Aurelius Inv. LLC v. Commonwealth), el Primer Circuito invalidó los nombramientos de la Junta de Supervisión por violar el proceso de nombramientos de la Constitución federal, revocando a la jueza Swain. A la vez, denegó la solicitud de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) y otros para desestimar los casos de Título III pendientes bajo Promesa.

La decisión en Aurelius confronta la Cláusula de Nombramientos y la doctrina de separación de poderes con la Cláusula Territorial, entrelazado con la doctrina feudalista impuesta en los Casos Insulares. Este asunto podría llegar hasta el Tribunal Supremo, de concederse la petición de certiorari anunciada por la Junta este pasado jueves.

Un día después, la UTIER solicitó la reconsideración a la opinión en Aurelius, pero ante el Circuito de Apelaciones en pleno. Incluso solicitó la paralizaciónde todas las actuaciones de la Junta hasta tanto se decida su moción de reconsideración. De ser favorable a la UTIER, esa decisión podría invalidar los acuerdos aprobados para Cofina y el Banco Gubernamental de Fomento, y afectar las negociaciones con los bonistas de obligaciones generales y la Autoridad de Energía Eléctrica.

Varias uniones notificaron la semana pasada que apelarían ante el Primer Circuito para invalidar el Acuerdo de Ajuste de Deuda para Cofina, asunto que podría requerir una fianza millonaria y la paralización de la consumación del Plan de Cofina, para evitar convertir en académica la apelación.

El Primer Circuito también confirmó la semana pasada la decisión de la jueza Taylor Swain que desestima la demanda de la legislatura en el caso Rivera-Schatz v. FOMB. El Circuito hizo claro que la Junta de Supervisión prevalece sobre el poder legislativo puertorriqueño en cuanto a la aprobación e implementación de los planes fiscales y presupuestos “territoriales”.

En fin, toda esta actividad apelativa demuestra que se puede ganar la mayoría de las batallas a nivel de instancia y perder la guerra, una estrategia militar que Bonaparte aprendió demasiado tarde en Cabo Trafalgar y Waterloo.




Otras columnas de Gerardo A. Carlo-Altieri

lunes, 27 de julio de 2020

La protección constitucional de las pensiones

¿Dónde estaban los reguladores federales y locales, los líderes de las uniones y los gobernantes de Puerto Rico mientras esta descapitalización ocurrió bajo sus términos?, cuestiona Gerardo Carlo-Altieri

viernes, 10 de julio de 2020

El gran debate y los asuntos que se quedaron sin explicar

Resultó frustrante que temas esenciales como la restructuración de las deudas del gobierno, la auditoría de la deuda pública, el pago de pensiones y el futuro de la Junta de Supervisión Fiscal fueran ignorados, escribe Gerardo Carlo-Altieri