Celina Romany
💬

Gobernadora: atienda el ofrecimiento de un tercer sector de primera

Las etiquetas confunden con frecuencia. Ese es precisamente el caso del llamado “tercer sector” compuesto por miles de organizaciones sin fines de lucro y comunitarias que son primeras y no terceras en llegar al pueblo necesitado. Primeras porque se han ganado con su trabajo y tesón la confianza de todos aquellos que olfatean hasta el mas mínimo hedor a politiquería, confianza que es crucial en momentos de las más grandes ansiedades y dolores. En el presente, al igual que hemos sufrido en otros desastres, esa confianza es crucial y no debe marginarse al momento de decidir las estrategias de política publica que el gobierno teje frente a la crisis.

Esa confianza que hace el primero al llamado tercer sector se hace todavía más importante cuando la muerte ronda silenciosa -ante una pandemia que revolotea sigilosa entre nosotros para asestar el golpe en el momento preciso- que no excluye la muerte.

Mucho se ha hablado, correctamente, de como el sector gubernamental en muchos países y estados de Estados Unidos -incluyendo mi casa por 15 años, mi querido New York- han tropezado con agendas públicas que eluden la prioridad de salvar vidas, de lentitudes imperdonables, de sistemas de salud que estuvieron expuestos a las más potentes garras de un neoliberalismo desenfrenado, donde los valores de la salud y la educación de los pueblos pasaban al final de la cola que espera por respuestas dignas de una vida equitativa y del cumplimiento de unos derechos humanos.

Ahora nos toca esperar, aguardar por resultados positivos dentro de una curva de esperanza que acepta el incremento de muertes. De ahí que en esta espera el gobierno de nuestra isla, muy bien asesorado en la esfera médica, debe reconocer que ese tercer sector que tiene conocimiento de primera en torno a todo(as) los que sirve, mujeres, niños, viejos, estudiantes que miran al vacío ante una escuela y unos almuerzos que los abandonan, albergues de todo tipo, comunidades pobres y trabajadores desplazados, por mencionar el carapacho de la marginalización, complementen de una forma vital y esencial el cuadro real a que se enfrenta.

Las organizaciones que potencian estas voces tradicionalmente silenciadas deben estar sentadas a la diestra de la gobernadora para así configurar el marco social que debe formar cualquier política pública, legislación, órdenes administrativas y decisiones que tome el Ejecutivo. La rama legislativa también debe hacer lo propio. 

Hace poco murió una queridísima amiga periodista – sola, porque en el hogar donde estaba, las visitas -correctamente- eran limitadas. Sé de muchas organizaciones que en el caso de dichos hogares pueden proveer los relatos directos de lo que esta población, por privilegiar una en este momento, está viviendo y sufriendo. Que mejor que nuestra gobernadora escuche las historias de todos estos grupos en vez de las estadísticas. Nada como esa historia personal que estruja el corazón, para estar más cerca del objetivo de un mejor y más justo gobierno.

Gobernadora, ese llamado tercer sector que conoce este pueblo con un trabajo de primera, reclama su atención y le ofrece su inmejorable experiencia. Unas organizaciones de primera nos hemos reunido y le hemos solicitado oficialmente que nos incorpore para que podamos ayudar mejor a nuestro Puerto Rico. 

No pierda esta oportunidad.

Otras columnas de Celina Romany

martes, 27 de octubre de 2020

El juez Torruella: conversación por los aires

Aproveché para compartir cómo estaba presente en mis clases universitarias. Estuvo atento y contento a cómo le narraba la importancia de sus artículos (lectura obligada en el curso sobre Casos Insulares), escribe Celina Romany

lunes, 12 de octubre de 2020

La jueza Amy Coney Barrett y la Constitución “viva”

Celina Romany declara que el apoyo incondicional del presidente Trump, coronando su especial privilegio de nombrar a cuatro jueces al Tribunal, junto a datos de la biografía judicial y académica de la jueza, alertan a las emboscadas

martes, 14 de enero de 2020

De otros dolores sísmicos…

Aunque tiemblan nuestros corazones de dolor por la muerte de Jaideliz Moreno Ventura, este temblor tiene nombre y apellido: el atropello del olvidado, escribe Celina Romany

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: