Karlo Malavé Llamas
💬

Héroes sin capas, ni antifaz en tiempos del COVID-19

Debido a la pandemia que experimentamos, nuestro mundo ha cambiado.  Uno de esos cambios fue al vocablo héroe.  La palabra héroe la vemos en escritos pre homéricos de la mitología, y significa protector o defensor y su compromiso al “cargo” es tal, que este guardián vive y muere persiguiendo el honor de servir.  

A inicios del siglo pasado, en 1917, la palabra evoluciona, adquiriendo el adjetivo súper. Los jóvenes de la Generación X fuimos los que llevamos a esos superhéroes a cada uno de nuestros hogares. Crecimos coleccionando las figuras, viendo las caricaturas, aprendiéndonos nombres, orígenes, superpoderes, sus frases y sentido de valor, servicio, justicia y dignidad. Aprendimos de nuestras historietas lo que fue la Guerra Fría, la Guerra de Vietnam, la importancia de proteger el Planeta, la carrera por explorar el espacio y lo importante de que humanos y superhéroes trabajaran juntos. 

Esto propició un cambio. Los superhéroes comenzaron a admirar a los humanos “normales”. Admiraban que, aunque de cuerpos frágiles, teníamos una inteligencia titánica, un espíritu noble y una voluntad inquebrantable. Los cómics comenzaron a promover las historias personales de los superhéroes y entre ellas, su preparación académica y cómo esto era adyuvante a sus actos heroicos. Por ejemplo: (1) Dra. Cecilia Reyes (X-Men) es una puertorriqueña en la diáspora y posee un doctorado en medicina (M.D.) (2) Dr. T’Challa (Black Panther) tiene un doctorado (PhD) en Física de la Universidad de Oxford (3) Anthony Edward Stark (Iron Man) tiene una maestría en Ciencias (M.S.) en Ingeniería Física y una M.S. en Inteligencia Artificial de Michigan Institute of Technology (MIT) (4) Dr. Bruce Banner (The Hulk) tiene siete PhD de la Universidad de Harvard y de Pennsylvania State University (5) Dr. Charles Francis Xavier (Professor X) tiene grados doctorales (PhD, Psy.D., Ed. D., M.D.) de Pembroke College, la Universidad de Oxford y Brad College (6) Dr. Allen Holland (Swamp Thing) tiene un PhD en Biología Ambiental y Botánica y la (7) Dra. Bárbara Morse (Mockingbird) tiene un PhD en Biología, entre otros tantos.

Los superhéroes se percatan de que sus habilidades naturales solapadas a preparación y aprendizaje se convierten en competencias. Con estas competencias, logran, más efectivamente, cumplir su propósito benefactor; el humanizarse los empoderaba; irónico… 

Esto, unido a la época de oro de la programación televisiva infantil, cuando el periodo de las 3:00 p.m. era dominado por Pacheco, El Tío Nobel, Titi Chagua, Sandra Zaiter y Plaza Sésamo, resultó en que los niños quisieran ser policías, maestros, bomberos, médicos, enfermeras o científicos; los héroes que hoy necesitamos. Todos estos científicos, médicos, epidemiólogos, enfermeros, tecnólogos médicos, economistas, psicólogos, y otros que hoy celebramos, tienen una escala muy alta de valores y entre 4-15 años de estudios luego de terminar la escuela superior. Las carreras antes mencionadas se ofrecen en varias universidades en el mundo (incluyendo Puerto Rico) y principalmente se recogen en las áreas de Ciencias Naturales, Ciencias de la Salud y Ciencias Sociales; su común denominador es Ciencias.  

Estos salubristas que hoy están liderando la lucha contra la pandemia, son héroes sin capa, sin antifaz, pero con estudios, actividades extracurriculares, diplomas y voluntad. Tuvieron la dicha de nacer en una época privilegiada en la que se hablaba de la honra del trabajo, la honra de servir, el trabajo duro te hará un hombre o mujer de bien.  También tuvieron unos padres, madres, cuidadores, familia extendida y amigos que aquilataban el presente de esa juventud dándole dirección al futuro.

Debido a que en nuestro país vivimos en una sindemia es importante que enfoquemos y ayudemos a las próximas generaciones a prepararse para las epidemias y pandemias que enfrentaremos. Pero en una época en donde se idolatra la inmediatez, donde listo es sinónimo de ganso (y no me refiero al palmípedo), las carreras cortas son la orden del día y el yo existe como único pronombre personal, debemos reflexionar y decidir a dónde queremos timonear nuestro país. Recordemos la frase (Kennedy, 1961) “No preguntes lo que tu país puede hacer por ti; pregunta lo que tú puedes hacer por tu país”. Joven que me lees, acepta el reto, sé uno de esos héroes.


Otras columnas de Karlo Malavé Llamas

martes, 19 de mayo de 2020

Un lobo llamado sindemia

Durante la pandemia del COVID-19, el lobo que atisbamos es la inequidad con la que vivimos en la isla, si hablamos de determinantes sociales de la salud, dice Karlo Malavé Llamas

viernes, 8 de mayo de 2020

Responsabilidad mayor en tiempos de pandemia

Este momento nos demuestra que la educación de las próximas generaciones es una responsabilidad que debe tomarse con la mayor seriedad, escribe Karlo Malavé-Llamas

jueves, 30 de abril de 2020

La ignorancia genera confianza

La confianza extrema podría ser un problema a la hora de la toma de decisiones; seamos escépticos de nuestras habilidades, escribe Karlo Malavé Llamas