Antonio Quiñones Calderón
💬

La candidatura es la igualdad

El próximo martes, 10 de diciembre, habrán transcurrido 121 años de la firma del Tratado de París entre España y Estados Unidos, resultado del cual Puerto Rico se convirtió, como botín de guerra, en “propiedad” del gobierno estadounidense. Con la ratificación del Tratado por el Congreso federal, el 6 de febrero siguiente –en votación 57-27, apenas un voto más de los necesarios para la validación; evidencia suprema del valor del voto–, se convirtió formalmente el pueblo de Puerto Rico en una posesión de Estados Unidos. Más de un siglo después, seguimos poseídos por otros. Esa condición, de tan prosaica característica, en lugar de indignar, es evidente, satisface a algunos, pocos, pero con alguna influencia para al menos dilatar la abolición de la esclavitud política prevaleciente.

Otras columnas de Antonio Quiñones Calderón

sábado, 26 de septiembre de 2020

Historia electoral: sufragio universal sin restricción

Los comicios de 1936 se efectuaron bajo una nueva ley electoral que incluyó el sufragio universal sin restricción, esto es, podían votar hombres y mujeres sin importar género, grado de literacia o condición de contribuyente, escribe Antonio Quiñones Calderón

viernes, 25 de septiembre de 2020

Historia electoral: episodios de violencia y muerte

En febrero de 1936, dos jóvenes nacionalistas (Hiram Rosado y Elías Beauchamp) asesinaron en San Juan al jefe de la Policía, coronel E. Francis Riggs. La Policía arrestó a ambos y los asesinó mientras se hallaban detenidos, escribe Antonio Quiñones Calderón

jueves, 24 de septiembre de 2020

Historia electoral: las mujeres votan por primera vez

La elección de 1932 marcó un hito en la historia electoral de Puerto Rico al reconocerse el derecho de las mujeres a votar, y María Luisa Arcelay se convirtió en la primera legisladora en la historia de Puerto Rico, dice Antonio Quiñones Calderón