Manuel Martínez Maldonado
💬

La epidemia es culpa de otros

A pesar de la evidencia contundente de que la cuarentena, el distanciamiento social, lavarse las manos y las mascarillas (o sustitutos) han ayudado a controlar la epidemia, los que quieren descarrilar esos esfuerzos buscan quienes digan y hagan lo contrario. El primero es el “echaculpas” del globo: el presidente estadounidense. Este, que insiste en “abrir el país para rescatar la economía”, no usa mascarilla, como gesto de que hay que ser machos. Viniendo esto de él, que debería dar el ejemplo, es más que vergonzoso, porque parecería que no sabe que el virus le da tanto a mujeres como a hombres. El vicepresidente y muchos de sus acólitos lo siguen ciegamente. Claro, todos los que van a ver a su Führer están rodeados de médicos y técnicos que les hacen pruebas diarias para asegurarse que no están infectados. Aún así, varios trabajadores en Casa Blanca han dado positivo al virus. 

Otras columnas de Manuel Martínez Maldonado

martes, 23 de junio de 2020

Medicamento político

La medicina y sus medicamentos no pueden tener partidos, porque al virus poco le importan las opiniones y creencias políticas, escribe Manuel Martínez Maldonado

sábado, 16 de mayo de 2020

A lo escondido: Código Civil y otros asaltos

Nada ha pasado, porque la legislatura es la que investiga la orden de $38 millones. A lo escondido, pero con la obviedad que los caracteriza, no pasará nada, dice Manuel Martínez Maldonado

domingo, 10 de mayo de 2020

La “r” del virus

Interesa saber lo que los epidemiólogos llaman el número de reproducción efectiva o “R”; si ese número es superior a uno, la pandemia se recrudecerá, escribe Manuel Martínez Maldonado

martes, 5 de mayo de 2020

Del sartén al fuego

Parece obvio que hay que tener cautela, no vayamos a saltar del sartén al fuego. ¡Hay que seguir la ciencia!, escribe Manuel Martínez Maldonado