Pedro Reina
💬

La frágil vejez boricua ante el Congreso

Ahora que mi madre de 85 años recibió su segunda vacuna contra el COVID-19, reparo de pura angustia en su tránsito por el sistema médico-hospitalario de esta ínsula frágil, no porque me aflija verla envejecer—la mujer ha llegado hasta aquí casi entera y con pocas cicatrices—, sino porque he podido mirar de cerca la crueldad que padecen los adultos mayores que pagaron su seguridad social como cualquier persona pero, por vivir en Puerto Rico, reciben apenas una fracción de lo que en ley les correspondería de Seguro Social y Medicare.

Otras columnas de Pedro Reina

miércoles, 8 de abril de 2020

Con la ciudadanía todo, sin ella, nada

El gobierno no confía en la ciudadanía ni en el sector privado. Por eso prefiere la ley del mollero y no de la persuasión, escribe Pedro Reina

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: