Félix R. Huertas González

Punto de vista

Por Félix R. Huertas González
💬

La historia y la educación en tiempos de pandemia

La historia y la educación son dos disciplinas humanas de larga tradición, las cuales han aportado grandes beneficios a la humanidad. La primera, explicándonos el pasado y permitiéndonos comprender el presente, para atisbar los retos futuros. La segunda, como la principal actividad humana de transmisión y enriquecimiento del conocimiento humano en todas sus expresiones y disciplinas. 

Como historiador, he estudiado las diversas etapas por las cuales han transitado nuestros sistemas de educación, así como los retos que en diversas épocas y periodos ha confrontado. En Puerto Rico se ha observado un reclamo evidente por una mejor educación desde fines del siglo XIX. Esta vocación de formación educativa y conciencia de su naturaleza de progreso estuvo presente a lo largo del pasado siglo XX.

Entrado el siglo XXI, al igual que en los periodos anteriores, hemos asistido a los inicios de las modificaciones, transformaciones y adelantos necesarios en la educación, requeridos para que responda a una nueva etapa de la historia del país. Si nos acercamos a nuestra realidad económica, política y social, comprenderemos la magnitud del reto que tenemos y la complejidad de nuestra respuesta. Probablemente, al igual que en los periodos del 1900-1940, 1950-1970 y los de fines de siglo XX, nuestra sociedad recurra más que antes a la educación como la forma de articular el capital humano, intelectual y creativo que el país necesita.

El nuevo siglo ha evidenciado con más profundidad y urgencia que en otros periodos de nuestra historia el valor de una educación amplia, diversa y globalizada. Este modelo de renovación requiere una práctica educativa reformulada entre lo local y lo internacional, una aportación enriquecedora de sus docentes, un compromiso renovado de su estudiantado y una dimensión comunitaria mayor. Esta estrecha unidad es la que nos permitirá superar las dificultades inmediatas y transformarlas, al igual que en el pasado, en una realidad distinta y superior. 

El reto sanitario global presente tiene evidentes consecuencias sobre la educación superior. En diversas publicaciones internacionales recientes se reconoce la importancia de los recursos digitales en esta respuesta rápida a la crisis. Pero esta no es suficiente, ante las perspectivas no del “retorno a lo anterior”, sino a “una nueva realidad”. Se está desarrollando un debate sobre los modelos educativos del futuro inmediato y en ellos podemos observar cómo se replantean las dimensiones de la práctica educativa. La crisis ha enfatizado nuestra naturaleza social, el valor de las diversas culturas, conocimiento e ideas, así como la importancia de nuestra sociedad civil global. Estos son factores indispensables para cualquier modelo educativo que podamos considerar en esta coyuntura histórica.

Nos corresponde a nosotros, como docentes, la rearticulación de nuestra educación comoinstrumento de reconstrucción del país. En este contexto, exhorto a todos los protagonistas del ámbito educativo a colaborar solidariamente no solo en la concepción del modelo educativo, sino en la rearticulación de los valores humanos y tecnológicos que requiere. Estamos en medio de una crisis inédita para nuestro mundo contemporáneo, con lecciones muy dolorosas, pero las cuales tenemos que asimilar y superar con urgencia. La historia del país evidencia cómo a lo largo de los siglos, los hombres y mujeres de Puerto Rico, se enfrentaron a adversidades semejantes y las superaron. Nosotros, en nuestro tiempo, habremos de emularlos. 







Otras columnas de Félix R. Huertas González

jueves, 25 de agosto de 2016

Puigtorrico

El presidente de la Asociación Puertorriqueña de Historiadores, Félix Huertas, opina sobre el significado del logro de Mónica Puig y la representación del país