Orlando Parga
💬

La presidencia descarrilada

En el primer debate con Hillary Clinton de 2016 el entonces candidato presidencial Donald Trump compareció al encuentro asediado por el escándalo de una grabación en la que se le escuchó diciendo vulgaridades sexuales contra las mujeres. Horas antes del evento, influyentes líderes republicanos sugerían que cediera la candidatura al nominado vicepresidencial Mike Pence. Fue entonces cuando los asesores de Trump se las ingeniaron para llevar al debate como espectadoras de primera fila, a un grupo de mujeres que años atrás acusaron al expresidente Bill Clinton de haberlas atacado sexualmente y, a su esposa, por haberlas difamado. El truco neutralizó el daño a la imagen de Trump y su fanaticada celebró la astucia de su estrategia.

Otras columnas de Orlando Parga

sábado, 24 de octubre de 2020

El repetido embuste: el costo de la estadidad

Con 5.4 millones de boricuas viviendo en alguno de los estados sin que la contribución federal les arruine, es una tontería aferrarse a la mendaz teoría del costo de la estadidad, dice Orlando Parga

miércoles, 14 de octubre de 2020

Con la fuerza del voto presidencial

Puerto Rico es una cantera de votos que puede impactar el resultado de la carrera presidencial, y cuyos delegados al Congreso pueden alterar el balance de poderes entre demócratas y republicanos, escribe Orlando Parga

martes, 13 de octubre de 2020

La retranca económica contra la estadidad

La abundancia económica para todas las estratas sociales no se consigue con la mano extendida y suplicante de la colonia sino con el mollero de la igualdad política, dice Orlando Parga

 

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: