Milagros Rivera Watterson

Punto de vista

Por Milagros Rivera Watterson
💬

Las muertes en nuestras prisiones

Las muertes en nuestras instituciones penales generan preocupación. En marzo se tiene conocimiento de tres decesos, incluyendo el de un guardia atacado por un confinado en el Complejo Correccional Las Cucharas. Dos semanas después, el implicado en esa agresión fue encontrado sin vida en su celda. Mientras, el 29 de marzo trascendió otra muerte de un reo , reportada preliminarmente como suicidio.

Ante estos acontecimientos, el jefe de Corrección y Rehabilitación, Erick Rolón, dice que “este tipo de decesos ocurre con frecuencia en las prisiones y no constituye un problema de seguridad”. Sus manifestaciones las interpretamos como una actitud de negación de la realidad.

Toda muerte en una institución penal debe ser estudiada y evaluada hasta la saciedad. Determinar sus causas es necesario para evitar que se repitan. Dar a conocer los resultados de toda investigación también es importante. Sin embargo, nuestra experiencia con esa agencia es que muy rara vez se hace.

Nos interesan estas muertes no sólo por el contexto de dignidad humana que implican sino poque representan los problemas de esa agencia, incluyendo limitaciones económicas, asociadas a la escasez de personal de custodia. Hay guardias que han renunciado por sueldos paupérrimos y exceso de trabajo porque es común doblar turnos y padecer los efectos nocivos que esto conlleva.

Los oficiales de custodia han realizado protestas que, a su vez, han afectado los servicios a los confinados como las salidas a trabajar, a estudiar y la suspensión de visitas de sus familiares.

Todas estas circunstancias crean, a largo plazo, una atmósfera institucional nociva y peligrosa. Recién se formó un motín en la institución Sabana Hoyos. Fue poca la información suministrada a la prensa. Se habló de confinados heridos, pero se desconocen detalles de lo ocurrido.

En Corrección urge tomar medidas para fomentar un clima institucional con las condiciones adecuadas para ofrecer servicios óptimos a los confinados para que puedan alcanzar su rehabilitación.

La legislatura ha aprobado resoluciones para investigar la situación en las cárceles. Hacemos un reclamo para que se agilicen y se recomienden medidas que pongan coto a estos problemas. Urge evitar males mayores, no podemos ver las muertes como algo normal.

Solicitamos también a la gobernadora que tome cartas en este asunto e impulse planes para lograr una verdadera reforma penal.





Otras columnas de Milagros Rivera Watterson

domingo, 21 de junio de 2020

Los padres confinados

A pesar de la distancia, creo que los abrazos que cada hijo o hija tiene en su interior y quisiera dar hoy a su padre confinado serán sentidos por su ser querido en cada celda, escribe Milagros Rivera

martes, 19 de mayo de 2020

Venceremos al virus

Todos esperamos con ansias que termine esta cuarentena, pero hacerlo requiere que sigamos respetando el protocolo instaurado. No podemos arriesgarnos a romperlo en aras de lograr la libertad, dice Milagros Rivera Watterson