José Caraballo Cueto
💬

No apostemos a un solo caballo

Hay un debate sobre la resucitación del sector manufacturero en Puerto Rico. Unos dicen que posicionar a la isla como el lugar ideal para el “reshoring” que buscan los congresistas es “la” oportunidad para restaurar un crecimiento económico sostenido. Otros dicen que en vez de buscar una bala de plata que no controlamos localmente, debemos apostar a reformas sistémicas o a otros sectores como el turismo y la agricultura.

Todos tienen razón.

Xiao Jiang, Chau Nguyen y yo publicamos recientemente un artículo académico titulado “Balanced versus unbalanced growth: Revisiting the forgotten debate with new empirics” en el Review of Development Economics (editorial Wiley) que puede arrojar luz al debate de Puerto Rico. Desde hace más de 70 años se discute en la rama del desarrollo si las economías crecen mejor al concentrarse en un solo sector como la manufactura (crecimiento desbalanceado) o al crecer todos sus sectores de manera similar (crecimiento balanceado). Dicho debate quedó inconcluso en la década de 1970 ante la insuficiencia de datos, pero ahora sí contamos con datos de 177 países para el periodo de 1970 a 2014. Luego de calcular distintos indicadores de balance entre sectores y de utilizar múltiples modelos estadísticos llegamos a una conclusión robusta: la mayoría de las economías crecen mejor en el largo plazo mediante el crecimiento balanceado. Es decir, por un periodo dado un sector puede traer bonanza, pero puede que no se sostenga en el largo plazo: esto lo vivimos con el principio y fin de la Sección 936.

Favorezco que se expanda la manufactura en Puerto Rico aprovechando el “reshoring”. Sin embargo, las nuevas fábricas que vengan a Puerto Rico debemos ubicarlas en el suroeste para estimular la región más pobre. Y todas las manufactureras foráneas y empresas aeroespaciales deben comprar más insumos y servicios a empresas locales como condición para participar en incentivos locales. Al encadenar estos sectores con la manufactura local y con los servicios, se aporta al crecimiento balanceado.

La participación de la manufactura de alimentos, de los hoteles y los cruceros en los incentivos locales también debe condicionarse a que compren más al agro puertorriqueño. En el sector comercial se deben priorizar los comercios locales porque reinvierten sus ganancias en otros sectores y fortalecerlos mediante los grupos de compra y cooperativas que han probado ser exitosas (vea mi columna “El comercio antes y después del COVID-19”). Además, la eliminación del impuesto al inventario puede empezar por eximir a los comerciantes de tributar ese impuesto sobre productos hechos en Puerto Rico. Esto incentivaría la sustitución de importaciones.

Los constructores locales -que reinvierten en Puerto Rico y están encadenados con el sector minero- deben tener prioridad en la reconstrucción post desastres naturales y en proyectos de infraestructura futuros. Los incentivos por la Ley 22 de 2012 deben condicionarse, entre otros requisitos, a inversiones en propiedades nuevas para estimular el sector de la construcción.

En todos los sectores necesitamos capacitar a las pequeñas y medianas empresas (pymes) para que fortalezcan su mercadeo (área de gran debilidad en estas empresas) y se muevan a la exportación (menos del 5% de las empresas locales exportan). Por ejemplo, una parte significativa de nuestro agro es orgánico, pero como no está certificado como tal, no puede posicionarse mejor en el mercado local e internacional. Necesitamos que parte de las remesas hacia las universidades y a agencias como la Compañía de Comercio y Exportación estén condicionadas a que provean asistencia técnica individualizada a las pymes. Los incentivos contributivos no son suficientes.

Ya hemos apostado a un solo caballo en el pasado y hoy seguimos en una economía estancada. Aprendamos de la experiencia nuestra y la de otros países.


Otras columnas de José Caraballo Cueto

lunes, 27 de julio de 2020

El legado de la primera Junta

José Caraballo Cueto analiza el legado de la Junta de Supervisión Fiscal, tras la renuncia de dos de sus miembros

martes, 19 de mayo de 2020

El comercio antes y después del COVID19

Si el gobierno no les provee liquidez a los comercios locales que no recibirán asistencia federal ni establece las mismas reglas en el confinamiento, es probable que haya una avalancha de quiebras locales, escribe José Caraballo Cueto.

lunes, 20 de abril de 2020

¿Epidemiología vs. economía?

José Caraballo Cueto explica modelos para reabrir la economía tras el cierre forzado por el COVID-19

viernes, 3 de abril de 2020

En la espera del rebote económico

José Caraballo Cueto expone que en la espera del rebote económico de 2021 habrá problemas de liquidez que, si no se atienden, llevarán a muchas personas a sufrir hambre y a que muchas PYMES quiebren