Antonio Quiñones Calderón
💬

Pedro Pierluisi y su tarea enorme

El 10 de mayo de 1940, en un momento puntual de la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill recibió la noticia de haberse convertido en Primer Ministro del Reino Unido. W. H. Thompson, el comandante y guardaespalda que lo conducía desde el palacio de Buckingham hasta el Almirantazgo donde residía, consideró oportuno felicitarlo diciéndole: “Ojalá hubiera obtenido usted el cargo en mejores circunstancias, pues tiene usted por delante una enorme tarea”. Brotaron lágrimas en los ojos de Churchill cuando le contestó: “Solo Dios sabe cuán grande es la tarea. Confío en que no sea demasiado tarde”. (John Lukacs: Cinco días en Londres, mayo de 1940, Churchill solo frente a Hitler).

Otras columnas de Antonio Quiñones Calderón

miércoles, 20 de enero de 2021

Joe Biden: finalizan las densas tinieblas de la noche

La alborada del nuevo día que recomienza a vivir Estados Unidos evidencia el triunfo del audaz experimento de la nación y hace vibrar el poema de Emma Lazarus inscrito en la base de la Estatua de la Libertad, escribe Antonio Quiñones Calderón

miércoles, 13 de enero de 2021

Ramón Orta: decepcionante fin de un caso de corrupción

¿De qué trata la sentencia de seis meses de prisión al exsecretario Orta, al cabo de los cuales –en su totalidad o reducidos por “buena conducta”, no lo sé–, el sentenciado deberá regresar a la placidez de su residencia?, cuestiona Antonio Quiñones Calderón

martes, 12 de enero de 2021

Cautela en las mayorías legislativas

Esta es la primera asamblea legislativa, desde la de 1940, en que la presidencia de ambos cuerpos se columpia en una evidente fragilidad numérica, de acuerdo con Antonio Quiñones Calderón

 

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: