Jorge E. Rivera Peña

Punto de vista

Por Jorge E. Rivera Peña
💬

Peregrinación, negritud, un segundo aire de esperanza

“No puede haber unidad blanco-negro hasta que primero haya algo de unidad negra. No podemos pensar en unirnos con otros, hasta después de que nos hayamos unido por primera vez. No podemos pensar en ser aceptables para los demás hasta que primero hayamos probado que somos aceptables para nosotros mismos” - Malcolm X

#In memoriam of George Floyd#

En la ruta afrodescendiente hacia la búsqueda de un segundo respiro la historia nos acompaña como nuestro mejor aliado. En 1955 Rosa Parks nos demostró su valentía al no ceder su asiento en la guagua. En la marcha por los derechos civiles en el 1963 “I have a dream”, el gran discurso de Martin Luther King Jr. nos brinda un segundo aire de esperanza. 

El 1966 el movimiento Black Panther nos expone su Programa de Diez Puntos para luchar por la igualdad, la educación, la vivienda, la excarcelación por convicciones erróneas, el prejuicio y para erradicar la brutalidad policiaca. 

En 1968 nos cruzamos con Selma y los derechos de los votantes.

Los determinantes sociales, la raza, etnia y género nos afirman el racismo sistemático que por años ha tenido Estados Unidos desde lo social, académico, deportivo, en la salud, cultural y laboral, amparado en la desigualdad, la pobreza, el encapsulamiento cultural, la marginalización en vez de la integración, sin contar la diversidad de intersecciones entre discapacidad, color de piel y los factores psicosociales. 

El modelo de integración racial blanca de Helms (1990) nos demuestra que muchos se encuentran en la etapa de inmersión-emersión, en la que la fase vivencial de racismo, opresión y white privilege persisten y la mayoría de los ciudadanos no ha logrado tener una identidad de autonomía no racista. De igual forma sucede en el modelo de identidad negra de Cross (1971), en el que vamos del auto-odio hacia la auto-aceptación del negro.

Gran parte de la filmografía negra nos expone esta problemática multisectorial desde documentales (13th), películas como The Color Purple, The Help, When They See Us, Black Panther y cortometrajes, como Hair Love. En cada uno podemos ser testigos de las injusticias a través del tiempo, las consecuencias y repercusiones psicológicas que puede tener el racismo sistemático.

En nuestro país no estamos exentos del racismo. Lo pudimos ver tan recientemente como en el caso de la niña Alma Yadira Cruz y todo lo que sufren muchos de nuestros estudiantes porque la negritud no está del todo aceptada. El discrimen sucede en diversos escenarios y nos lo repiten los famosos versos de Vizcarrondo, “aquí el que no tiene dinga tiene mandinga”.

Debemos como sociedad promover mayor inclusión, exigir respeto mutuo y empatía, promover una identidad inclusiva y multicultural, reconocer la participación ciudadana, erradicar la pobreza y promover la equidad, igualdad en oportunidades. Así obtendremos un segundo aire de esperanza.  #Black Lives Matter


Otras columnas de Jorge E. Rivera Peña

martes, 11 de julio de 2017

A frenar el éxodo de médicos en Puerto Rico

El consejero profesional Jorge E. Rivera Peña argumenta sobre la inmigración de profesionales de la salud y cómo podría reducirse para beneficio de Puerto Rico.