Zoé Laboy Alvarado

Punto de vista

Por Zoé Laboy Alvarado
💬

Puerta ancha al voto ausente

El pasado sábado, la gobernadora Wanda Vázquez convirtió en ley uno de los proyectos más importantes y pertinentes en una sociedad democrática. Desde ese día, Puerto Rico tiene un nuevo Código Electoral.

El Código Electoral de Puerto Rico de 2020 deroga el Código Electoral de Puerto Rico para el Siglo XXI. Uno de los objetivos principales de este tipo de pieza siempre es asegurar las garantías de pureza procesal necesarias para contar cada voto, respetando la voluntad del elector. También busca garantizar la confianza del pueblo en nuestro sistema electoral, asegurando procesos transparentes e imparciales.

En repetidas ocasiones he hecho un llamado a que la democracia siempre debe ser la que salga victoriosa. La voluntad del pueblo es la que “manda” y esa voluntad se expresa, como mínimo, cada cuatro años en las urnas.

Estamos a menos de 40 días de las primarias de los partidos políticos principales y a poco más de cuatro meses de las elecciones. Con tan poco tiempo, las reglas establecidas en el nuevo Código serán las que apliquen en los próximos eventos electorales. Por la proximidad de los eventos y la complejidad del tema, muchos expresaron su rechazo a la decisión de la gobernadora de convertir en ley esta pieza de la autoría del presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz. De hecho, me uní a esas voces por entender que una evaluación sosegada, sin presiones de tiempo, pudo haber producido un mejor proyecto o, como mínimo, contestar preguntas y atender preocupaciones de muchos. Sin embargo, ya hoy es ley.

Ante esta realidad, entendí necesario atender una de las preocupaciones que más atención ha recibido: ¿el nuevo código electoral permitirá que personas que no tienen su domicilio en Puerto Rico, voten?

En estado de derecho aplicable hasta el sábado, el Código Electoral de Puerto Rico para el Siglo XXI establecía en el artículo 2.003, que el domicilio es la “residencia en torno a la cual giran principalmente las actividades personales y familiares de una persona que ha manifestado mediante actos positivos su intención de allí permanecer”. En cuanto al domicilio electoral, el artículo 6.004 establecía, entre otras cosas, que el elector no pierde su domicilio por tener una o más residencias, siempre que, en la que reclama su domicilio, tenga acceso constante.

Por otro lado, el nuevo Código Electoral, en el artículo 2.3 establece que el voto ausente está disponible para los electores domiciliados en Puerto Rico y activos en el Registro General de Electores, quienes anticipan que estarán físicamente fuera de Puerto Rico el día de las elecciones. Y el artículo 5.4 aclara, entre otras cosas, que el domicilio electoral es la última dirección informada por el elector en el Registro General de Electores y en el que este afirma su intención de allí permanecer indefinidamente, incluyendo después de una ausencia temporera. Este artículo añadeque el elector es quien determina cuál es su domicilio, pero no puede ser elector registrado como activo en Puerto Rico y en alguna otra jurisdicción de Estados Unidos simultáneamente. De ser así, será causa suficiente para que la Comisión Estatal de Elecciones lo desactive. Al igual que en el pasado Código Electoral, el elector no pierde su domicilio por tener más de una residencia, pero debe mantener acceso constante al que llama su domicilio.

Como mencionaba, al menos este asunto parece haber sido atendido al asegurarse de que personas que no van a estar en Puerto Rico el día de las elecciones, solo podrán votar si mantienen su domicilio en nuestra isla. De hecho, a mi parecer este nuevo Código Electoral, comparado con el anterior, abre la puerta a que más electores utilicen la alternativa del voto ausente, pero establece igualmente la misma exigencia de domicilio.

A pesar de esto reitero que, siendo este un asunto tan importante y faltando tan poco para las elecciones, espero que en esta ocasión no sea correcto lo que dicen, “el apresuramiento es padre del fracaso” (Heródoto de Halicarnaso).



Otras columnas de Zoé Laboy Alvarado

viernes, 26 de junio de 2020

Las pruebas de COVID-19 en el aeropuerto

Quizás una combinación de iniciativas sería lo mejor: que los pasajeros que llegan se mantengan en cuarentena por 14 días y que presenten pruebas negativas recientes de COVID-19, escribe Zoé Laboy