Jorge Bauzá
💬

Puerto Rico aporta a la ciencia sísmica mundial

Experimentar un terremoto de categoría 6.4 en la escala de Richter en una casa muy cerca del litoral es una experiencia aterradora. Un 6.4 en Guaynabo no es un 6.4 en La Parguera. Ese número no describe la sensación, el daño estructural y menos el emocional, pues ese 6.4 en el litoral se intensifica por los sedimentos que amplifican las ondas sísmicas, las que sacuden el suelo. Precisamente son estas comunidades costeras las de mayor riesgo. Es una amenaza que viene por tierra, pero además por mar. Por tierra la sacudida, pero por mar la posibilidad de la ola de puerto o tsunami.

Otras columnas de Jorge Bauzá

miércoles, 18 de noviembre de 2020

De ahogamientos y corrientes

En algunos casos hemos provocado corrientes de resaca con la construcción de estructuras en la costa. Son estructuras que enfocan y redirigen la energía de las olas en corrientes, plantea Jorge Bauzá-Ortega

viernes, 6 de noviembre de 2020

Los múltiples beneficios del árbol de aguacate

Un árbol de aguacate produce mucho más que frutos. Produce oxígeno, filtra el agua de lluvia, refresca su entorno y contrarresta el cambio climático, escribe Jorge Bauzá-Ortega

 

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: