Bori Ciencia

Punto de vista

Por Bori Ciencia
💬

Rafael Irizarry: influyente bioestadístico puertorriqueño

Por Lymarie M. Díaz Díaz

Candidata Doctoral UPR-Río Piedras

left
left

¿Han notado que nuestros artículos siempre comienzan con la incidencia, la probabilidad o los datos relevantes que hacen la noticia más cautivadora? Esto es porque las estadísticas son una manera útil y sencilla de explicar un patrón de observaciones. Todos los días usamos experiencias previas y patrones para tomar una decisión. Los científicos dependemos de la estadística para estudiar y analizar eventos, buscando explicar si estos son condicionados o al azar. 

De hecho, la estadística también nos permite entender cómo debemos llevar a cabo un proyecto, por ejemplo, cuántas y qué tipo de muestras tenemos que recolectar para que nuestras observaciones tengan impacto y probar la veracidad de nuestras hipótesis.

Por ello hablamos con el Dr. Rafael Irizarry, bioestadístico puertorriqueño, que a lo largo de su carrera se ha dedicado a utilizar su base estadística para múltiples materias. El Dr. Irizarry es egresado de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, donde recibió su bachillerato en Matemáticas. Mientras era estudiante subgraduado fue a un campamento de matemáticas donde por primera vez sintió un verdadero interés por la ciencia. 

Luego realizó sus estudios graduados en la Universidad de California en Berkeley, donde se adentró en las estadísticas aplicadas. Allí, completó su tesis doctoral estudiando modelos estadísticos para señales de sonido de música, complementando su conocimiento sobre la música con estadística. “Los sonidos musicales digitalizados producen 44,000 datos por segundo”, reseña Irizarry, y, al igual que muchos sistemas biológicos, necesita a alguien que sepa de estadística para analizar los datos. 

Luego de su doctorado, y con la intención de “resolver problemas reales” se unió al departamento de Bioestadística en la Escuela Bloomberg de Salud Pública en Johns Hopkins. Allí, aprovechó sus conocimientos sobre series temporales, aprendidos estudiando señales musicales, para evaluar la salud de fetos, usando señales como ritmo cardiaco y movimiento, durante la gestación. 

Sin embargo, la introducción de nuevas tecnologías que evalúan las diferencias a nivel genético entre pacientes saludables y pacientes enfermos abrió una ventana para científicos que supieran organizar y analizar resultados complejos (muchos datos a la vez). Por ello, en 2013 fue reclutado como profesor de Bioestadística y Biología Computacional en el Instituto de Cáncer Dana-Farber (Boston, MA). Actualmente, estudia problemas de genómica (el estudio de las funciones e interacciones entre ADN, genes y proteínas) con el interés de encontrar marcadores biológicos para desarrollar mejores técnicas de diagnóstico y tratamiento. 

Asimismo, el Dr. Irizarry es uno de los fundadores del famoso proyecto Bioconductor. Este proyecto permite el libre acceso a muestras de datos y metodologías para su análisis, además de permitir que otros científicos compartan sus protocolos. Además, ha preparado una serie de cursos en línea sobre el uso correcto de estadísticas para el análisis de datos biológicos y cómo utilizar el Bioconductor. Los cursos son vistos por miles de personas alrededor del mundo. Igualmente, colabora en programas que fomentan el desarrollo de nuevos científicos (estudiantes subgraduados) interesados en el procesamiento y análisis de datos a gran escala (“Big Data”) en Puerto Rico, como lo es el Programa para el Aumento en la Diversidad en Big Data Interdisciplinario Biomédico al Conocimiento. 

Las contribuciones del Dr. Irizarry no terminan allí. Después del paso del devastador huracán María por la isla, se unió a la ola de científicos puertorriqueños que utilizaron su conocimiento para nuestro beneficio. Realizó una colaboración con Caroline Buckee, Ph.D., entre otros, en la cual buscaban determinar los daños en infraestructura y las muertes asociadas al paso de María por la isla. 

A falta de datos demográficos, que el gobierno no estaba compartiendo públicamente, realizaron encuestas a vecinos de diferentes áreas de Puerto Rico. Reportaron una gran pérdida de servicios, un estimado de la cantidad de muertes mucho mayor a la cifra oficial del gobierno y evidencia de un aumento sostenido sobre la mortalidad a lo largo de un período extendido. Este estudio recibió cobertura mediática mundial y tres días después de su publicación el gobierno finalmente hizo los datos públicos. Posteriormente, el Dr. Irizarry, junto a un estudiante graduado, escribió un artículo mucho más detallado, basado en los datos del gobierno de Puerto Rico.

Por sus grandes contribuciones al campo de la estadística, en 2009, fue honrado con uno de los dos premios más prestigiosos en este campo, el Premio Presidencial de la Comisión de Presidentes de Sociedades Estadísticas (a menudo llamado “Premio Nobel de Estadísticas”). Además, en 2017, por su trabajo en la promoción de materiales y métodos de libre acceso en ciencias de la vida, le fue otorgado el Premio Benjamín Franklin en Bioinformática. 

El Dr. Irizarry espera que sus contribuciones permitan entender mejor enfermedades, como el cáncer, y desarrollar tratamientos o curas para estos. A través de sus cursos, espera que más personas, de cualquier disciplina, logren analizar datos complejos. Reconoce también que esa es la maravilla de las estadísticas, que su base es aplicable a cualquier rama, por lo que va mucho más allá de ser interdisciplinario.

Gracias por leernos y promover el seguir criollizando la ciencia, con BoriCiencia.

Facebook: https://www.facebook.com/BoriCienciaPR/



Otras columnas de Bori Ciencia

martes, 14 de agosto de 2018

Vacuna con sazón boricua contra el VIH

Omar Vélez López, candidato doctoral, explica el proyecto boricua para el desarrollo de una vacuna contra el virus de inmunodeficiencia adquirida