OPINIÓN
Punto de vista
Se adhiere a los criterios de The Trust Project
prima:Salud mental: ¿crisis de servicios o crisis social?

Hoy día muchas de las personas que experimentan estas condiciones son víctimas de las condiciones sociopolíticas y económicas del archipiélago, escribe Eduardo Lugo

19 de julio de 2022 - 1:22 PM

Las opiniones expresadas en este artículo son únicamente del autor y no reflejan las opiniones y creencias de El Nuevo Día o sus afiliados.
La depresión se caracteriza por un estado de ánimo triste, abatido, se manifiesta también con una deficiencia en la capacidad de sentir placer, con la disminución en la voluntad, además de la pérdida de interés del trabajo y la vida social. (Shutterstock)

La crisis de salud mental en Puerto Rico se ha agravado en los últimos años. Aunque no tenemos estudios epidemiológicos recientes que nos indiquen las tasas de problemas de salud mental, anecdóticamente los profesionales de la psicología, psiquiatras y los que trabajamos ofreciendo algún servicio educativo o de salud a las personas hemos notado un aumento vertiginoso en el malestar psicológico de la gente, su búsqueda de servicios y la inaccesibilidad de estos. La cantidad de llamadas a la Línea PAS es alarmante y ha dado paso a la creación de otra línea de ayuda a nivel federal, la línea 9-8-8, creada por el FCC por el aumento de casos de emergencia de salud mental desde que comenzó el COVID-19. La semana pasada, en este periódico, el psicólogo Johnny F. Rullán Schmidt destacaba la inaccesibilidad a los servicios psiquiátricos o psicológicos por este aumento y la migración de profesionales de estas áreas por las condiciones de trabajo en el país. Esto debe alarmarnos a todos y todas.

Guías de Opinión
Las columnas deben enviarse a Gerardo Cordero: gerardo.cordero@gfrmedia.com. Las columnas tienen que ser de 300, 400 o 500 palabras. Al enviarnos su columna, el escritor concede a GFR Media una licencia exclusiva, perpetua, irrevocable, sublicenciable, mundial y libre de regalías para reproducir, copiar, distribuir, publicar, exhibir, preparar obras derivadas, traducir, sindicar, incluir en compilaciones u obras colectivas, y de cualquier otro modo de forma general utilizar su columna (en todo o en parte), sin reserva ni limitación alguna, en cualquier medio (incluyendo pero sin limitarse, a las versiones impresas o digitales o en los sitios web o aplicaciones móvil del periódico El Nuevo Día), forma, tecnología o método conocido en el presente o que sea conocido, desarrollado o descubierto en el futuro. El autor acepta que GFR Media, LLC, podría cobrar a los suscriptores las versiones digitales, sitios web o aplicaciones móviles de GFR Media por el acceso a la columna. has context menu


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: