Frank Zorrilla
💬

Seguridad laboral y pasos para una nueva normalidad

El tema de la seguridad del trabajador está incluido en la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, aprobada en el 1952. Es una constitución de avanzada que tuvo como centro y propósito el ser humano en todas sus dimensiones. 

En 1970, en Estados Unidos se aprobó el Ocupational Safety and Health Act (OSHA, por sus siglas en inglés). En Puerto Rico aprobamos la contraparte de esa ley federal en el 1975. 

Las disposiciones de nuestra constitución, así como las citadas leyes y otras tienen como objetivo habilitar un ambiente laboral seguro, que evite enfermedades y accidentes ocupacionales. Hoy, estos propósitos tan loables han adquirido una nueva dimensión que cambiaran la forma de trabajar y nuestra vida familiar, en fin, unos cambios drásticos en la sociedad.

Hay ocupaciones que necesariamente requerían mayores protecciones como aquellas relacionadas a los servicios de salud. Precisamente en estos momentos de crisis es que se hace patente el error de desprenderse, casi gratuitamente, de hospitales y dispensarios para evitar restablecer un buen sistema de salud, que tenía el servicio como norte, no el lucro. 

Además de los hospitales y oficinas de médicos, todos los sectores económicos tendrán que hacer cambios en métodos y medidas de seguridad ante el avance del COVID-19. Muchos comercios están tomando medidas de protección para sus empleados, lo que habla muy bien de esas empresas.

El cierre decretado fue uno prudente en beneficio del país. Por supuesto, comprimir los horarios de compra ha creado filas interminables que pueden propiciar el contagio. 

Por ello, el cierre no puede continuar indefinidamente debido a que ya hay signos de desorientación ciudadana y sobre todo gubernamental. Por un lado, impiden a la mayoría de los empleados y pequeños patronos trabajar y por otro el desembolso de las ayudas ha sido lento. Esto ocurre en nuestro país y también en Estados Unidos, que increíblemente ha reaccionado de forma muy torpe a esta pandemia.

Lo cierto es que en un sistema capitalista de libre empresa lo que para una persona es un gasto para otra es un ingreso. Restablecer esa rueda económica no será tarea fácil. Requerirá de mucho pensamiento en el que la comunidad científica, todos los sectores económicos y el gobierno tendrán que establecer unos pasos conducentes al establecimiento de una nueva normalidad.  


Otras columnas de Frank Zorrilla

miércoles, 29 de abril de 2020

El desamparo de los desempleados

Hay una falta de urgencia y de anticipación lógica a la decisión de cerrar el país, señala Frank Zorrilla

miércoles, 18 de marzo de 2020

Implicaciones laborales del cierre

Esta medida del gobierno tiene que estar acompañada de protecciones a los empleados afectados y a los pequeños comerciantes y empresarios, escribe Frank Zorrilla

jueves, 26 de septiembre de 2019

Ausentismo o desmotivación en el gobierno de Puerto Rico

Para lograr un gobierno ágil y eficiente es indispensable que los distintos jefes de agencias generen entusiasmo y motivación de trabajo en sus respectivas agencias, de acuerdo con Frank Zorrilla

viernes, 15 de mayo de 2015

El IVA y los empleados

La legislación abortada de un Impuesto al Valor Añadido (IVA), en la que seis legisladores del partido de mayoría siguieron la línea de menor resistencia, evidencia la poca información e ingenuidad qu...