OPINIÓN
Punto de vista
prima:Solo para adultos

Las iglesias que tengan una escultura de Jesús crucificado en la cruz, con sangre en las manos y en los pies, o dos gotitas rojas en la frente por la corona de espinas, tendrán que colocar un PG-13, escribe Cezanne Cardona Morales

4 de noviembre de 2023 - 3:40 AM

Las opiniones expresadas en este artículo son únicamente del autor y no reflejan las opiniones y creencias de El Nuevo Día o sus afiliados.

Una pintura de Caravaggio ha puesto en aprietos a la representante Lisie Burgos. Según su nuevo proyecto de ley en la Cámara (PC 1917: Ley para Establecer las Clasificaciones de los Eventos, Espectáculos y Actividades Artísticas) una parte del óleo “Judit cortando la cabeza a Holofernes” tendría que clasificarse “PG-13″ porque del cuello del general asirio sale un chorro de sangre fresco y brilloso. Pero la otra parte del cuadro habría que calificarla como “R” por dos razones: primero por la cara de éxtasis erótica con la que Judit sostiene la espada y cercena el cuello de Holofernes; segundo porque, si nos dejamos llevar por el relato bíblico, Judit sedujo y emborrachó a Holofernes. Y aunque no aparecen botellas de alcohol en el cuadro, la sola sugerencia contextual añadiría un elemento adicional dentro de la clasificación hollywoodense que Burgos ofrece en el proyecto: “R” por “abuso de drogas”. Así me imagino a la representante en una exposición de Caravaggio en la isla: observando, por encima de los espejuelos, si las poses, los escorzos, las túnicas y los cuerpos que pintó Caravaggio están correctamente clasificados, según la meca del cine. Porque -tomen nota- si “una pintura, una danza, una escultura, una obra de teatro o alguna expresión creativa” está calificada -por ejemplo- como PG-13, pero muestra un desnudo que sugiere obscenidad, el promotor, el organizador o el productor del “espectáculo artístico” podría enfrentarse a una multa de hasta cinco mil dólares.

Guías de Opinión
Las columnas deben enviarse a Gerardo Cordero: gerardo.cordero@gfrmedia.com. Las columnas tienen que ser de 300, 400 o 500 palabras. Al enviarnos su columna, el escritor concede a GFR Media una licencia exclusiva, perpetua, irrevocable, sublicenciable, mundial y libre de regalías para reproducir, copiar, distribuir, publicar, exhibir, preparar obras derivadas, traducir, sindicar, incluir en compilaciones u obras colectivas, y de cualquier otro modo de forma general utilizar su columna (en todo o en parte), sin reserva ni limitación alguna, en cualquier medio (incluyendo pero sin limitarse, a las versiones impresas o digitales o en los sitios web o aplicaciones móvil del periódico El Nuevo Día), forma, tecnología o método conocido en el presente o que sea conocido, desarrollado o descubierto en el futuro. El autor acepta que GFR Media, LLC, podría cobrar a los suscriptores las versiones digitales, sitios web o aplicaciones móviles de GFR Media por el acceso a la columna. has context menu


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: