Kenneth McClintock
💬

Un presupuesto de consenso para Puerto Rico

La presentación de dos propuestas de presupuesto, una por parte de la gobernadora Wanda Vázquez Garced y otra por parte de la Junta de Supervisión Fiscal, presenta una oportunidad única de que se negocie un presupuesto de consenso que se convierta en el primer presupuesto aprobado por la legislatura que cumpla con el Plan Fiscal.

La ley federal Promesa delinea cuál es el procedimiento a seguir para poder eliminar la Junta de Supervisión Fiscal.  El primer paso es que se legisle un primer presupuesto certificable por esa entidad, seguido por varios presupuestos más.

Este año, la Junta ha decidido posponer múltiples recortes previamente anunciados y proponer un presupuesto muy parecido al vigente.  No hay mejor momento para que la administración, la Junta y la legislatura intenten llegar a un consenso que resulte en la aprobación legislativa de un presupuesto acceptable para todos.  Si eso se logra, es posible que no haga falta y se pueda eliminar la Junta en el último año del próximo cuatrienio.  

Hay quienes dirán que antes de eso, la ley Promesa se va a enmendar.  Sin embargo, para que se hagan enmiendas significativas, los demócratas tendrían que llegar a 60 votos en el Senado federal, la supermayoría necesaria para aprobar legislación controversial en ese cuerpo, y no creo que el triunfo demócrata sea de tal magnitud en noviembre, por lo que Puerto Rico tendrá que vivir con Promesa.

Durante casi cuatro años, el gobierno del Partido Nuevo Progresista (PNP) se ha opuesto firmemente a muchas decisiones de la Junta de Supervisión Fiscal.  Lo hizo el gobernadora Ricardo Rosselló Nevares y lo ha hecho, con un estilo diferente, Vázquez Garced.  No obstante, si se quiere que Puerto Rico recupere los poderes que ha perdido desde la administración de Alejandro García Padilla, debemos considerar adoptar la estrategia de salida que Promesa misma delinea.  

Si en o antes del 24 de junio, el jueves de la semana entrante, nuestros legisladores aprueban un presupuesto certificable, el PNP habrá demostrado que es capaz de sacar a Puerto Rico de Promesa.  Si los legisladores pepedés, incluido uno de tres potenciales candidatos a su nominación gubernatorial, no votan a favor, habrán demostrado que no tienen una estrategia viable, una verdadera luz al final del túnel, para sacarnos de Promesa.

Entre todos los partidos que le pedirán el voto a los electores el 3 de noviembre, no hay uno que haya presentado un plan viable para salir de Promesa.  En el PNP podemos dar el primer paso hacia ese objetivo durante el proceso presupuestario que comienza este viernes.



Otras columnas de Kenneth McClintock

martes, 11 de agosto de 2020

Días, horas y minutos

Es hora de que cada jefe de agencia pida ver el inventario de fondos federales que tiene asignado y el status de cada proyecto, escribe Kenneth D. McClintock

jueves, 6 de agosto de 2020

¿Listos los confinados para votar mañana?

Cumplo con mi responsabilidad de alertar a los confinados que estaremos participando de una casi desconocida elección especial, dice Kenneth D. McClintock