José Tato Rivera Santana

Punto de vista

Por José Tato Rivera Santana
💬

Una Junta sin bueyes

Tres fueron los objetivos principales de la ley Promesa. Primero, mediante el Título III, garantizar un proceso ordenado para que los acreedores pudieran cobrar parte de sus bonos y préstamos que hicieron al gobierno y a las corporaciones públicas. Segundo, proteger al Tesoro de Estados Unidos de cualquier reclamación de los bonistas, derivada de la deuda de Puerto Rico (Ley Promesa, SEC. 210) y, tercero, evitar comprometer un solo centavo de los contribuyentes estadounidenses en la “atención” de la crisis fiscal (Paul Ryan, El Nuevo Día, 13 de abril de 2016). Por eso la ley no contiene ninguna medida de desarrollo económico y ningún paquete de “ayuda” financiera.

Otras columnas de José Tato Rivera Santana

domingo, 25 de agosto de 2019

La desplanificación de Puerto Rico

El planificador José Rivera Santana condena la pretensión de abolir los planes territoriales de los municipios, los planes especiales y el PUT, justo cuando la amenaza del calentamiento global incrementa.

miércoles, 30 de agosto de 2017

A un año de la Junta: lejos del milagro

José Rivera Santana expresa una dura crítica a la JSF y proclama el efecto nefasto para el país de iniciativas impulsadas mediante la Ley PROMESA

viernes, 30 de junio de 2017

El nuevo presupuesto: nitroglicerina política

El planificador José Rivera Santana expone que con la aprobación del primer presupuesto aprobado por la Junta de Control Fiscal queda claro es la indefensión a la que hemos sido sometidos los puertorriqueños

domingo, 11 de junio de 2017

El plebiscito que nunca fue

El planificador José "Tato" Rivera Santana señala que el País se seguirá enfrentando a la realidad aterradora impuesta por el Congreso: la Junta de Control Fiscal