Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Pareja con abogada (horizontal-x3)
Cada documento legal se prepara mediante escritura pública ante un abogado(a) notario(a). (Foto: Shutterstock.com)

Cada día son más los casos de alzhéimer que se descubren. Si bien la edad es un factor determinante para el desarrollo de la enfermedad, cada vez es más común su desarrollo en personas menores de 60 años.

Es un tema que preferimos evitar. Y es entendible, ¿quién quiere pensar en que enfermará? Sin embargo, lo responsable es reflexionar sobre el mismo y hacerte las preguntas pertinentes: ¿Qué pasará conmigo y con mi familia ante un diagnóstico de alzhéimer? ¿Estoy preparado? ¿Quién cuidará de mí? ¿Quién quedará a cargo de mis asuntos financieros? ¿Qué ocurrirá con mi hogar?

Existen cinco documentos legales te permiten atender estas preocupaciones y muchas más. Cada documento legal que se menciona a continuación se prepara mediante escritura pública ante un abogado(a) notario(a), quien debe recoger tus deseos y preferencias en un documento que cumpla con todos los requisitos que exige la ley para su validez. De esta manera, aseguras que tus deseos sean respetados y protejas a tu familia. Los documentos son:

1. Poder Duradero- Elige tú a esa persona (amigo, vecino, pareja, quien desees) en quien confiarías para que sea quien maneje tus asuntos importantes en tu nombre. Puedes ser específico y mencionar los asuntos que deseas que pueda manejar esta persona.

2. Tutela Voluntaria- Elige tú mismo a la persona de tu confianza que deseas que cuide de ti. Esta persona será tu cuidador, elegido por ti, no impuesto por otros.  

3. Declaración Previa de Voluntad sobre Tratamiento Médico (“living will”)- Toma de antemano decisiones informadas de salud y elige a la persona de tu confianza para que, de ser necesario, tome decisiones sobre cualquier tema de tu salud que no esté cubierto en tu Declaración. 

4. Hogar Seguro- Protege el hogar familiar que con tanto esfuerzo has adquirido. Con esta escritura, tu casa queda protegida contra sentencias, embargos y ejecuciones.

5. Testamento- Sin duda, pensar en el momento de nuestro fallecimiento no es una tarea sencilla. Aun así, no hay duda de que lo mejor que podemos hacer para el beneficio de nuestros seres amados es extender nuestra planificación para cubrir este momento también. El testamento facilita las buenas relaciones entre tus familiares, evitando que se generen disputas sobre cómo se distribuirán tus pertenencias luego de tu fallecimiento, te permite proteger a tus hijos y a tu pareja. El testamento te permite lograr esto y mucho más. Hay distintas clases de testamentos que se ajustan a cada necesidad. 

Es importante que tengas presente que para preparar cada uno de estos documentos necesitas plena capacidad mental. ¡No esperes al último minuto! Oriéntate, prepárate a tiempo y vive tranquilo.

La autora es abogada notaria. Para información, llama al 787-508-8848


💬Ver 0 comentarios