Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El cáncer de boca es un término general en medicina para cualquier crecimiento maligno localizado en la boca. El cáncer que aparece en la cavidad bucal puede tener diversas variedades histológicas: teratoma, adenocarcinoma derivado de una de las glándulas salivares, linfoma de las amígdalas o de algún otro tejido linfático o melanoma de células pigmentadas de la mucosa oral. La forma más común de cáncer en la boca es el carcinoma de células escamosas, originado en los tejidos que delimitan la boca y los labios.

El cáncer de boca, por lo general, está localizado en el tejido de los labios o de la lengua, aunque puede aparecer en el piso de la boca, el revestimiento de las mejillas, las encías o el paladar o techo de la boca. Bajo un microscopio, la mayoría de los tipos de cáncer que se desarrollan en la boca tienen características similares y son llamadas conjuntamente como carcinoma de células escamosas. Son de naturaleza maligna y tienden a esparcirse con gran rapidez.

Mundialmente se diagnostican 267,000 cánceres de la boca, siendo el sexto tumor más comúnmente diagnosticado. En 2008, solo en los Estados Unidos, más de 20,000 individuos fueron diagnosticados con cáncer de boca. La baja concienciación pública sobre la enfermedad es un factor significativo; sin embargo, son cánceres que pueden ser detectados en sus estadios tempranos por medio de simples procesos diagnósticos poco invasivos por un profesional de salud capacitado. Los hombres en ese país son más propensos que las mujeres, en especial, los mayores de 50 años. En estadísticas recientes ha ocurrido un aumento real y significativo de pacientes entre las edades de 30 a 39 años, incluyendo un aumento relativo en las estadísticas para mujeres. Históricamente, los individuos de raza negra tienen una doble incidencia por encima de individuos de raza blanca y en un 75 por ciento de los casos son individuos que consumen grandes cantidades de alcohol y tabaco.

Por razón de que todos los tipos de cáncer son enfermedades que alteran el ADN celular, el tabaco causa una crónica irritación de las membranas mucosas de la boca, tanto el humo como el calor emanado de un cigarrillo, cigarros y pipas. El tabaco contiene más de 19 carcinógenos conocidos y la combustión de estos y sus productos secundarios es el principal modo de acción. Masticar o inhalar tabaco causa irritación por contacto directo con las membranas mucosas. Además del tabaco, en muchas de las culturas asiáticas se mastica la nuez betelPaan como estimulante, antiséptico y eliminar el aliento desagradable- y areca -también usado como estimulante- los cuales están fuertemente asociados al desarrollo de cáncer bucal.

El consumo de licor es otra actividad que le acompaña un alto riesgo de cáncer de boca. Existe un fuerte efecto sinérgico sobre el cáncer de boca cuando el individuo es un gran fumador y alcohólico. Su riesgo está aumentado incluso comparado con individuos que son solamente grandes fumadores o alcohólicos.

La infección con el VPH (virus del papiloma humano), en especial las cepas 16 y 18, es uno de los factores de riesgo y agentes causales independientes de cáncer de boca. Se entiende hoy día que este es el factor que provoca un aumento en la incidencia de tumores en pacientes menores a los 40 años de edad. El VPH 16 y 18 son el mismo virus que causa la gran mayoría de cáncer en el cuello del útero femenino y es la forma de enfermedad de transmisión sexual más común en Estados Unidos. El cáncer de boca en este grupo de pacientes tiende a favorecer las amígdalas, los pilares tonsilares, la base de la lengua y la orofaringe. Ciertos datos recientes sugieren que aquellos en quienes aparece un cáncer de boca de esta etiología en particular, tienen un mayor índice de supervivencia que el resto de los casos.

El cáncer en la boca comienza como una leucoplaquia, (lesión blancuzca) o eritroplaquia (lesiones rojizas) que no se alivia y que han estado presentes por varias semanas. Las lesiones o úlceras pueden aparecen en cualquier área de la boca, son pequeñas y no presentan dolor. Una vez la lesión avanza se manifiestan sensación de quemazón, dolor, dificultad de tragar y adormecimiento.

Un examen de la boca por parte de un otolaringólogo o un dentista le mostrará lesiones visibles y en algunos casos palpables en uno de los labios, la lengua y otras áreas en la boca. A medida que el tumor crece, puede volverse ulcerativa y puede comenzar a sangrar. Si el cáncer avanza sobre la lengua, el individuo puede experimentar dificultades del habla, en la masticación o al tragar.

El método exacto para determinar si una lesión es cancerosa es la biopsia y la evaluación microscópica de las células removidas de la lesión.

En base a tamaño y a afectación de la función se determina si se extirpa o se trata con radiación. En los casos avanzados ambas terapias son utilizadas y hasta se puede utilizar quimioterapia. Como es evidente, la prevención y el diagnóstico tempranos nos permiten retener la mayor función y la menor deformidad.

Debido a la naturaleza vital de las estructuras de la cabeza y el cuello, las operaciones de tumores de mayor tamaño pueden ser técnicamente exhaustivas. La cirugía de reconstrucción puede ser requerida para completar los resultados funcionales y cosméticos comprometidos por razón de una terapia invasiva. Por lo general, incluyen trasplantes, reposiciones y colgajos de hueso y de piel, y hasta del tejido del antebrazo y del pecho, para ayudar a reconstruir las estructuras removidas durante la remoción del cáncer. La supervivencia del estadio más temprano se acerca al 90 por ciento, por lo que la detección temprana para mejorar los pronósticos de vida del paciente. Una onza de prevención vale más que mil cirugías.

El autor es especialista en otolaringología y cirugía plástica facial con oficina en Almodóvar Aesthetic Surgery and Medical Spa, en Mayagüez. Para información, llame al 787-833-8393.


💬Ver 0 comentarios