Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)
Si para el regreso a la escuela la preparación es la clave del éxito, para un año escolar exitoso la clave más importante es solo una: el compromiso de los padres.

Se acerca el inicio de un nuevo año escolar, etapa de cambios y adaptación para toda la familia y para algunos, sinónimo de estrés y pesimismo. Después de más de dos meses de vacaciones, de recreación constante, poca estructura y flexibilidad, los niños entran a un nuevo grado escolar, lo cual acarreará mayores exigencias y un nivel más alto de dificultad.

Para algunas familias, este nuevo año implica un cambio de escuela, con diferentes exigencias académicas, nueva infraestructura, nuevo personal, nuevos retos y ajustes adicionales. Otros regresan a la misma escuela, aunque con maestros diferentes al año anterior. La clave para disminuir la ansiedad, estrés o angustia en los niños está en los padres y madres.

La percepción de los padres es transmitida a los niños por los comentarios y actitudes que los primeros manifiestan desde que se avecina el inicio de las clases. Otra sería la respuesta de los niños si los padres hablan de la expectativa de las cosas positivas que traerá el nuevo curso escolar, como el reencontrarse con los amigos o hacer amigos nuevos, los uniformes nuevos, las mochilas o bultos nuevos y todos los materiales del nuevo año, los cuales deben ser seleccionados por los niños para que ellos se sientan parte del proceso y se animen con la preparación. Crear un ambiente como si se fueran a ir de viaje, una actividad placentera, para lo cual todos se están preparando, establecerá en el hogar una atmósfera positiva, de expectación de algo bueno y no una de pesadumbre.


¿Cuáles son algunas recomendaciones adicionales para la preparación para el inicio del año escolar?

1. Comienza una semana antes a requerir el que tus hijos se acuesten y se levanten más temprano en forma gradual. Esto hará más llevadero el ajuste a los horarios escolares.

2. Comienza a disminuir las horas de juegos de vídeo, películas o televisión. Fomenta el ejercicio, los juegos de mesa de estrategias, la lectura.

3. Elimina toda comida chatarra e incorpora frutas, vegetales, granos integrales y toda comida nutritiva en su dieta. Lo que comemos es el combustible que usa nuestro cuerpo para trabajar.

4. Elimina las gaseosas o los refrescos y disminuye los jugos, mientras fomentas el consumo de mucha agua.

5. Preparen, padres e hijos, un lugar en la casa en donde van a estar realizando las tareas escolares, así como las horas de estudio y las reglas sobre el televisor y juegos electrónicos. Esas reglas deben estar escritas y colocadas en el lugar designado para estudiar.

6. De ser necesario, establece un sistema de refuerzos para animar a tus hijos a realizar las tareas escolares con una actitud adecuada, sin mostrar resistencia diaria y falta de motivación.


¿Cuál debe ser la preparación el día antes y durante el primer día de clases?

1. Acostarse temprano el día anterior para dormir de 8 a 10 horas.

2. Dejar todo preparado la noche antes.

3. Preparar un desayuno nutritivo.

4. Preparar meriendas nutritivas, esto excluye los dulces, bizcochos, chocolates, refrescos, jugos endulzados y artificiales, pero incluye frutas, agua, jugos 100 % naturales o galletas integrales no endulzadas con azúcar refinada.

5. Durante el trayecto a la escuela, deben escuchar música clásica, lo cual ayudará a sus cerebros a estar listos para aprender. Elimina los juegos electrónicos, las películas, las noticias o la música rock de camino a la escuela.

6.  Muestra mucho entusiasmo, contagia a tus hijos.

7.  Bájate de tu vehículo y acompaña a tu hijo, conoce a su maestro, muestra empatía, positivismo y solicita una reunión lo más pronto posible para que puedan conocerse más.


¿Por qué  es importante el tener una reunión con el maestro de tu hijo al inicio del curso escolar?

Durante esta reunión, háblale de tu hijo, de sus fortalezas y sus necesidades. Háblale de tu disponibilidad para dar seguimiento en el hogar a cualquier recomendación que el maestro estime pertinente; asegúrale (¡y hazlo!) que quieres trabajar como en un equipo. Presenta disposición, disponibilidad y compromiso. Acepta sugerencias. No vayas en actitud fiscalizadora por experiencias pasadas con otros maestros, sino que muestre empatía, solidaridad con la labor extraordinaria de esa persona que por un año va a ser alguien sumamente importante en la vida de tu hijo.


Mi hijo(a) es de educación especial, ¿debo solicitar una reunión con su maestra al inicio del curso?

¡Definitivamente! ¡Y con los profesionales que les darán sus terapias también! En su caso es aún más importante, pero, de igual forma, debes despojarte de experiencias negativas previas y presentarte con la mejor de las actitudes ese día, siempre esperando algo muy positivo. Es sumamente importante el que les hable de las necesidades o dificultades de tu hijo(a) porque no se puede trabajar efectivamente con lo que no se conoce. El que conozcan también sus fortalezas les ayudará a partir de las mismas para desarrollar destrezas que aún su hijo(a) no tenga desarrolladas adecuadamente.

Debes ser el enlace entre las terapias y la maestra, y asegurarle a todos que serás consistente en la asistencia y el seguimiento a las terapias le dará la tranquilidad a la maestra y a sus terapeutas de que no tienen a una madre que espera que le "arreglen" a su hijo(a), pero que no está dispuesta a inmiscuirse, a comprometerse, a responsabilizarse.

Si para el regreso a la escuela la preparación es la clave del éxito, para un año escolar exitoso la clave más importante es solo una: el compromiso de los padres. Los padres que se involucran en la educación de sus hijos le envían un mensaje claro a sus maestros, no solo de cuán importante es la labor de ellos, sino de que el amor y dedicación por sus hijos no son solo palabras bonitas, sino también con acciones que las respalden. ¡Feliz regreso escolar!


La autora es patóloga del habla y lenguaje y directora del Centro Tomatis de Puerto Rico en San Juan *El Centro Tomatis de Puerto Rico es una institución terapéutico-educativa que utiliza los programas modalidades y técnicas de terapia más efectivas, como la terapia sensorial auditiva Tomatis, el programa Lindamood Bell, la terapia oral-motor, la terapia para apraxia del habla infantil y la de narrativa, para ayudar a niños y jóvenes con diversos desórdenes de desarrollo o diagnósticos a superar muchas de sus dificultades. Ha desarrollado un programa integrado e intensivo para niños con autismo, problemas de lectura y escritura, apraxia del habla infantil y para prescolares con implante coclear. Para más información puede llamar al 787-774-1163 o al 787-774-1164, sí como escribir al correo electrónico [email protected]


💬Ver 0 comentarios