Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Los patrones de consumo del puertorriqueño han cambiado tras la experiencia de la pandemia. (Shutterstock)

Que los patrones de consumo del puertorriqueño han cambiado tras la experiencia de la pandemia y el confinamiento no es un secreto. Quien nunca había usado Zoom ya es un experto y quien nunca había pedido por UberEats o hecho la compra online, ya ni recuerda cómo era su vida antes de tales servicios. Asimismo, quien no se atrevía a comprar por internet, porque “no me lo puedo medir”, “no quiero tener que devolver”, o “¿y si me roban la identidad?”, ahora se decanta por las ventajas que supone comprar sin tener que salir de casa y no correrse el riesgo de meterse en una fila kilométrica donde el COVID-19 pudiera estar brincando de cabeza en cabeza.

💬Ver comentarios