Montecassino, en Italia. (Unsplash)

Este 2020 se cumplen 75 años de que la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin. Pero hay lugares donde su huella nunca se borrará, ya sea para conmemorar a los caídos, hacer que las nuevas generaciones conecten con la historia o asegurarse de que algunos hechos nunca se repitan. Si eres un viajero intrigado por los temas bélicos, te dejamos nueves sitios relacionados con este histórico conflicto.

Museo Memorial Auschwitz-Birkenau

“El trabajo libera” es la frase que se puede leer en la entrada, y uno de los principales símbolos de los horrores vividos durante el Holocausto. Tras ésta se encuentra el mayor complejo de campos de concentración y exterminio nazi, que el 27 de enero cumplió 75 años de su liberación.

Ubicado en Polonia, a una hora de Cracovia, el museo y memorial permite recorrer gran parte del campo de concentración y exterminio más grande creado por los nazi. Hay recorridos guiados en español. También tiene una exposición permanente de objetos conectados con la vida diaria en este lugar, así como pertenencias de los deportados y guardias.

Museo Memorial Auschwitz-Birkenau. (Unsplash)
Museo Memorial Auschwitz-Birkenau. (Unsplash)

Guarida del Lobo

Oculto en los espesos bosques de Masuria (en la actual Polonia, a tres horas de Gdansk), se encuentra el antiguo cuartel general de Adolf Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. Es un enorme y claustrofóbico complejo de búnkers de cemento y estructuras de madera que estuvieron camuflados entre la vegetación para no distinguirse desde el aire. Hitler pasó 800 días en este lugar, en diferentes periodos, de 1941 a 1944. Aquí ocurrió el famoso atentado fallido orquestado por el coronel Claus von Stauffenberg. Tiene recorridos guiados en varios idiomas.

Antiguo cuartel general de Adolf Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. (Unsplash)
Antiguo cuartel general de Adolf Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. (Unsplash)

Bletchley Park

La historia de la Segunda Guerra Mundial hubiera sido muy diferente sin esta mansión victoriana ubicada en Inglaterra, la cual fue ocupada como centro de inteligencia. Desde 1938, académicos especializados y miembros del Servicio Secreto de Reino Unido se reunieron aquí para interceptar y descifrar mensajes de las fuerzas armadas alemanas. Gracias a estos procesos tuvieron éxito operaciones tan importantes como el Desembarco de Normandía. Hoy en día, la mansión, situada a una hora de Londres, ofrece presentaciones multimedia, centros de trabajo donde se analizaban mensajes, un museo dedicado a la computación y una exhibición donde se habla de la seguridad en internet.

Desde 1938, académicos especializados y miembros del Servicio Secreto de Reino Unido se reunieron aquí para interceptar y descifrar mensajes de las fuerzas armadas alemanas. (Unsplash)
Desde 1938, académicos especializados y miembros del Servicio Secreto de Reino Unido se reunieron aquí para interceptar y descifrar mensajes de las fuerzas armadas alemanas. (Unsplash)

Museo de la Rendición

Se encuentra en la ciudad de Reims, Francia. Es el lugar donde se puso fin a la guerra en Europa, el 7 de mayo de 1945, cuando el general alemán Alfred Jodl firmó la rendición incondicional ante los Aliados. Hoy en día puedes revivir ese hecho a través de documentos, uniformes y mobiliario antiguo que integraba el cuartel general del general Dwight Eisenhower. Una parte del edificio funciona como escuela.

Este es el lugar donde se puso fin a la guerra en Europa, el 7 de mayo de 1945. (Unsplash)
Este es el lugar donde se puso fin a la guerra en Europa, el 7 de mayo de 1945. (Unsplash)

Abadía de Montecassino

La llamada Batalla de Montecassino, iniciada por los Aliados con el fin de tomar Roma, tuvo lugar en los alrededores de este templo. Duró varios meses, entre enero y mayo de 1944. En uno de sus episodios más trágicos, la abadía fue bombardeada bajo el supuesto de que el ejército alemán la usaba como punto de observación, pero se cree que solo estaba poblada por refugiados y monjes. Ahora, la historia se cuenta en recorridos guiados en el interior del templo reconstruido, cuyo pasado se remonta al año 529. También hay un museo de arte.

Abadía de Montecassino. (Suministrada)
Abadía de Montecassino. (Suministrada)

Playa de Omaha

Hace poco más de 75 años inició el asalto de las fuerzas aliadas hacia las costas de Normandía, Francia (lo que hoy en día conocemos como Día D). Omaha era la más grande de esas playas, y donde la batalla se volvió más violenta: tras perder a muchos hombres y a punto de fracasar en su objetivo, soldados estadounidenses tuvieron que escalar un acantilado de 30 metros para tomar ventaja. En la playa, a tres horas de París, ahora hay un museo memorial y se organizan diversos tours, los cuales están disponibles en el sitio web Viator.

Playa de Omaha. (Suministrada)
Playa de Omaha. (Suministrada)

Memorial Nacional de Pearl Harbor

Con sede en la isla de Oahu, en Hawái, es la base naval que fue atacada por Japón en 1941, lo cual provocó la participación de Estados Unidos en la guerra. Puedes pasar un día recorriendo sus atractivos: entre ellos hay un centro de visitantes con exhibiciones históricas, el submarino USS Bowfin (se puede ver por dentro) y el Pearl Harbor Aviation Museum. Otro sitio destacado es el memorial USS Arizona, construido sobre una embarcación hundida que nunca se recuperó del fondo.

Memorial Nacional de Pearl Harbor. (Unsplash)
Memorial Nacional de Pearl Harbor. (Unsplash)

Habitaciones de Guerra de Churchill

Es un museo londinense, perteneciente al complejo del Museo Imperial de la Guerra. Se trata de una instalación subterránea que fue empleada por el ministro británico y su círculo más cercano durante la Segunda Guerra Mundial. Hay búnkers y un salón de mapas que luce exactamente como cuando aquí se planeaban estrategias bélicas. También puedes visitar el dormitorio de Winston Churchill y enterarte de su vida y hasta manías.

Museo Imperial. (Unsplash)
Museo Imperial. (Unsplash)

B-Werk

Antes de la Segunda Guerra Mundial, en la frontera oeste del Reich se levantaron 630 kilómetros de fortificaciones. Solo una de esas estructuras, B-Werk, se puede visitar en su totalidad actualmente. Es un búnker construido entre 1938 y 1939, cuyas paredes y techo poseen casi dos metros de espesor. Tiene tres niveles de profundidad y 44 habitaciones. Se ubica en la ciudad de Merzig, Alemania.

Búnker construido entre 1938 y 1939. (Unsplash)
Búnker construido entre 1938 y 1939. (Unsplash)


💬Ver 0 comentarios