Los cruceros cuentan con servicio de “baby sitting” y actividades para niños que te permitirán vivir momentos inolvidables con tu pareja.  (Shutterstock.com) (semisquare-x3)
Los cruceros cuentan con servicio de “baby sitting” y actividades para niños que te permitirán vivir momentos inolvidables con tu pareja. (Shutterstock.com)

Las vacaciones en verano son sinónimo de familia, es el momento cuando  la mayoría de los padres aprovechan para estar con los hijos, en un ambiente fuera de la rutina diaria. Y en los cruceros se nota. De hecho si no te gusta estar rodeado de niños, de los que los barcos van llenos especialmente de mayo a agosto, quizás es buena idea considerar otra temporada para viajar o estirar el presupuesto y navegar en los más exclusivos, donde casi todos son adultos.

Pero para quienes van en familia, también pueden ser las únicas vacaciones del año con su pareja, y quieren aprovechar el viaje para disfrutar algunas actividades juntos, que también muchas veces son escasas en el afán de la vida diaria. No solo es buena idea tener ese tiempo solos, sino que es  recomendable hasta para reavivar la llama del amor y llegar renovados. Los cruceros son perfectos para ello.

Las dos cosas se pueden combinar perfectamente. Puedes hacer que tus hijos disfruten de unas vacaciones inolvidables y  compartir experiencias como familia, y también, pasarla muy bien con tu pareja, teniendo “mini escapadas” románticas dentro del mismo viaje. 

¿Cómo lograrlo? Los niños pueden quedarse muy bien supervisados y divirtiéndose en el programa para niños, que en todos los barcos funciona de noche (el horario depende de la línea de crucero, pero te da tiempo suficiente para hacer tus actividades y que ellos estén bien atendidos). En algunos son gratis hasta ciertas horas y te cobran una cantidad mínima si es tarde en la noche. Si los niños están pequeños puedes solicitar baby sitting, que tiene cargo por hora y que puede ser individual o para niños de varias cabinas si vas con otros amigos o familiares. Si es de día, y están en puerto, la mayoría los tiene disponible y se mantienen en comunicación contigo en caso de cualquier eventualidad.

Ideas para lograrlo:

1. La clásica cena romántica. ¿Cuántas veces dentro de tu rutina diaria tienes el tiempo o el presupuesto para ir a un restaurante solo con tu pareja? En el barco puedes hacerlo  más de una vez si deseas. Haz una reservación en uno de los restaurantes de especialidad y disfrútala; si después quieres llevar a los niños otra noche, vas a tener oportunidad durante la travesía. Si te asignan una mesa con vista al mar y es temprano en la noche, te encantará ver el atardecer, pero también si el tiempo lo permite, los restaurantes que tienen mesas al aire libre, son bien románticos. ¡Nada como una cena bajo las estrellas!

2. Vayan a ver una obra de teatro. Otra actividad que no es de rutina para la mayoría. También son gratis y muchas no son atractivas para los niños, así que para muchos es como hacerles un favor el no llevarlos. En muchos barcos hay espectáculos de comedias solo para adultos.

3. Hagan una cita de spa en pareja. Nada más relajante que te hará salir renovado. Muchos de los spas tienen suites de pareja, pero reserva con tiempo; son muy populares.

4. Vayan a bailar. Una simple actividad que nosotros -siendo tan musicales- a veces no podemos hacer por la rutina y los compromisos de casa y trabajo. En el barco sí puedes dar una bailadita no en uno, sino en varios lugares, porque por lo regular hay bares y lounges con música en vivo. En muchos hay música latina.

5. Hagan una excursión para ustedes dos. Esto siempre es una queja de muchos padres que creen que tienen que ir a todos los tours con los niños y evitan algunos que les gustaría hacer porque viajan con ellos. Lo primero es que no todas las excursiones son para todas las edades, y aunque muchas no se restringen, tienen largas horas en carretera o son muy agotadoras. No sientas que tienes que llevarlos a todas, si crees que a tus hijos no les gustará. Como padre siempre sabemos los límites de nuestros hijos y aunque busquemos que disfruten y vean cosas nuevas, tenemos que tener la habilidad de encontrar el balance perfecto, para que todos disfruten sin arruinarnos el paseo a nosotros o a otros pasajeros.

6. Si hacen overnight, vayan a conocer la vida nocturna del destino. Con el programa de actividades para ellos o baby sitting, puedes salir a cenar o visitar bares y lugares de entretenimiento, en la ciudad de visita. Es una buena oportunidad para salir con tu pareja a conocer el destino.

Hay variedad de opciones, lo importante es planificar antes de viajar y aprovechar al máximo tus vacaciones.


💬Ver 0 comentarios