Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Es innegable la fascinación que sentimos por los dibujos estampados en piedras, lo que atesoramos en diversos lugares de la Isla. Se trata del arte rupestre de los taínos. También nos encantan las antiguas centrales azucareras, los puentes, haciendas y faros, entre otras instalaciones, que en su momento formaron parte de nuestra vida como pueblo, y hoy son patrimonio nacional.


💬Ver 0 comentarios