Estar al tanto de la hora límite para abordar el barco en cada puerto es responsabilidad de todo pasajero. (Archivo GFR Media)

Muchas veces cometemos el error de dar por sentado que hay información que todo el mundo  conoce sobre un tema en particular. En el caso de los viajeros, muchos dicen que eso es “información 101”, al referirse a procesos comunes que se piensa deberían saber quienes viajan con frecuencia. 

La realidad es que no es así y en ocasiones hemos visto viajeros con dificultades durante el viaje, simplemente porque nadie les dijo nada sobre lo más básico, y peor aún, ni siquiera se atrevieron a preguntar. 

Aunque ahora el Internet resulta de gran ayuda, tienes derecho a preguntar hasta lo más sencillo a tu agente de viajes, a la línea de crucero o una vez estés en el barco. Esto último es lo menos recomendado para evitar cometer errores por desconocimiento, que luego afecten tu viaje.

Entre las cosas que debes tener claro están:

1 - Hay una hora límite  para entrar.  En pocas ocasiones los barcos zarpan en la noche, pero en todo caso, siempre se establece una hora en la tarde para entrar, que puede ser tan temprano como las 3:00 p.m. Verifica al reservar, cuál es la hora de salida de tu crucero para que planifiques llegar a tiempo. Tapones, lluvias o retrasos en tu transporte al puerto, pueden afectarte y recuerda la regla básica, el crucero no espera.

2 - Cuando te hablan de tarifa del crucero total, usualmente en el precio del viaje te incluye los impuestos y cargos gubernamentales, pero no las propinas. Estas suman una cantidad considerable. Toma en cuenta que el cargo es por persona, usualmente para todos los mayores de dos años. Es decir, niños también la pagan igual, y es por cada noche de viaje. El cargo varía desde los $12 en adelante, por persona, por noche, lo que quiere decir que en una familia de cuatro personas es $48 por noche y $336 por un viaje de siete noches. Esta cantidad puede ser mayor, porque la mayoría de las líneas cobran por encima de $13 por noche, y también porque depende del tipo de cabina (en las suites se paga más). Este cargo estará diariamente en tu cuenta de gastos del crucero y, luego del viaje, se distribuirá entre los empleados que corresponda (usualmente entre el camarero y asistente de cabina, y los de restaurantes). Si tienes alguna queja de un empleado o quieres hacer ajustes a la cantidad cargada, tienes que reportarlo en Servicio al Cliente, una vez estés viajando. Lo ideal con esto de las propinas es pre pagarlas, porque de esa manera es un gasto que ya tienes hecho al momento del viaje y no tienes que preocuparte por ello. Eso sí, si vas a hacer ajustes a esa cantidad, recuerda que de las propinas depende casi en su totalidad la compensación de esos empleados que muchas veces trabajan 12 horas diarias. En la mayoría de las líneas de lujo y algunas Premium, incluyen las propinas.

3 - Al “drill” hay que ir… “Sí o sí”. Las reglas se han puesto más rigurosas y el conteo de los pasajeros, más sofisticado para que nadie se escape del simulacro. Es donde conocerás las instrucciones de qué hacer en una emergencia real. Hay casos en que los empleados tocan las puertas de cada cabina, asegurándose que nadie se quede sin asistir, y quienes no van, tienen que ir a un segundo “drill”. Si los visitantes no acuden, pueden incluso pedirles que dejen el barco en el puerto más cercano. Esto se verifica a través de tu tarjeta de crucero.

4 - Aunque no tengas tarjeta de crédito, no hay manera de usar efectivo en el crucero. El cash no es permitido para pagar a bordo, por lo tanto, todo pasajero tiene que llevar su tarjeta de crédito o débito. Lo último es lo menos recomendado porque el hold que le ponen, puede tardar entre siete a 10 días para devolverse. Si no tienes tarjeta de crédito o débito, tienes que llevar dinero en efectivo, el cual se acreditará a la cuenta de camarote para tus gastos a bordo, incluyendo la compra de bebidas, pagos de restaurantes de especialidad y propinas. La cantidad necesaria varía dependiendo de la línea de cruceros.

5 - El cruceno no es responsable de la visa de los pasajeros. En los destinos que necesitan visa, como los asiáticos, los pasajeros tienen que tramitar sus visas directamente, y no es responsabilidad del crucero el que los pasajeros no puedan viajar, por no tenerlas a tiempo o por haber obtenido una incorrecta, por ejemplo para otro destino. Lo que sí pueden hacer es enviar un enlace sugerido de una agencia que se encarga de ello, para que te informes, pero en ningún caso, haciéndose responsable. Hay excepciones, como por ejemplo para viajar a San Petersburgo, en Rusia, donde no hay que tramitar visa si vas en una excursión del crucero. En ese caso, el pasajero con tener su tour reservado del barco y presentarlo a las autoridades de inmigración, es suficiente.


💬Ver 0 comentarios