Cada noche, entre la isla de Hong Kong y el distrito de Kowloon, se efectúa la Sinfonía de Luces, que convierte el mar en un espectáculo multimedia gracias a los sistemas de luz y láseres instalados en las torres financieras. (Suministrada)

No se dejen asustar. La metrópoli oriental más internacional sigue siendo una ciudad muy segura, incluso para los estándares europeos. Y lo digo con conocimiento de causa, ya que me tocó vivir allí las manifestaciones e incluso no pude agarra un vuelo por el cierre del aeropuerto. Por paradójico que pueda parecer, incluso tuve una ventaja. El hotel que reservé en marzo me costaba 140 euros la noche, la noche extra que tuve que contratar al no poder volar me salió por 50 euros, casi un 66% de descuento. El mensaje es que  la Región Especial china de Hong Kong sigue disponible para recibir turistas. Atractivos no le faltan.

Calle repleta de tiendas en el corazón de Hong Kong. (Igor Galo/Especial para GFR Media)
Calle repleta de tiendas en el corazón de Hong Kong. (Igor Galo/Especial para GFR Media)

Cedida por China a Reino Unido en 1842 tras la primera guerra del Opio, la isla de Hong Kong -y los posteriores territorios añadidos- permanecieron bajo soberanía británica hasta 1997 cuando volvieron al dominio Chino pero manteniendo un sistema político propio y un status especial. Hoy, la metrópoli es un puente de unión entre Occidente y China, y para los viajeros un destino con muchas oportunidades pero, también un centro o enlace para conocer otras regiones de China y del sudeste asiático, como Vietnam o Camboya.

Hong Kong está dividida en tres territorios: la isla de Hong Kong, Kowloon y los nuevos territorios, aunque son los dos primeros los que son interesantes para el viajero, por lo tanto, una primera recomendación es escoger en estas zonas el hotel para poder ir caminando, en metro o en ferry a sus pintorescos rincones. La mejor opción para un primer acercamiento a la historia de este singular enclave es realizar un tour gratuito. Se ofrece uno en la zona de Kowloon y otro en la zona financiera, donde están sus principales rascacielos (www.civitatis.com/es/hong-kong/). 

En medio de un paisaje de rascacielos aparecen como oasis, templos de devoción y meditación budista.  (Igor Galo/Especial para GFR Media)
En medio de un paisaje de rascacielos aparecen como oasis, templos de devoción y meditación budista. (Igor Galo/Especial para GFR Media)

Los viajeros en grupo pueden contratar visitas personalizadas con un guía privado.

Fácil de recorrer

La ciudad de Hong Kong  es muy fácil de recorrer con una guía en la mano. Entre las visitas recomendadas, para ver como siete millones de almas se pueden concentrar en un territorio tan pequeño como este, está la subida a Victoria Peak. Este mirador ofrece una de las vistas más espectaculares de la ciudad. El ascenso se puede hacer en un tranvía que data de la era victoriana. El billete de ida y vuelta, con acceso al mirador cuesta $99 de Hong Kong (unos 12 euros). 

En épocas de lluvias y nubes es importante programa la visita según el clima, ya que durante los meses más calorosos y lluviosos es probable que las nubes cubran el monte. También es posible subir en autobús público.

Completada su construcción en 1993, la estatua de bronce, Buda Tian Tan, mide 112 pies de altura. (Igor Galo / Especial para GFR Media)
Completada su construcción en 1993, la estatua de bronce, Buda Tian Tan, mide 112 pies de altura. (Igor Galo / Especial para GFR Media)

Tips al ir de compras

Pero quizás lo más interesante sea pasear por su calles, callejuelas y avenidas, algunas llenas de tiendas de famosas marcas de ropa u otras de pequeñas tiendas que venden todo tipo de mercancía (mariscos secos, pescados vivos como se puede ver en los mercados de comida). Hay una calle conocida como CAT Street con todo tipo de souvernis y artesanías chinas. Su nombre viene porque aquí se vendía mercancía robada por quienes  los hongkoneses llamaban “ratas” y de ahí que a los que vana comprar mercancía a los ladrones les  llaman “gatos”. Hoy es una calle muy popular para comprar recuerdos.

También es un buen lugar para probar una curiosa bebida local que se llama “Yuanyan” que es una mezcla de café y té, perfecto para recuperar fuerzas, juntos al “egg cake” o al “apple cake”, típicos de la ciudad. Quienes deseen conocer más las vida asiática pueden beber para hidratarse en esta calurosa ciudad con los Bubble Tea, que, aunque son de origen taiwaneses, causan furor entre los jóvenes locales.

Al otro lado, en la bulliciosa zona de Kowloon, también es posible contemplar la ciudad desde el “International Commerce Centre” el tercer edificio más alto de China. En su planta 100 se encuentra el mirador de edificio, conocido como Sky100 que ofrece unas vistas espectaculares de todo Hong Kong y su bahía abre de 10:00 a.m. a 9:00 p.m.

Sinfonía de luces en ferry

La isla de Hong Kong y Kowloon están comunicadas por ferries, y de hecho resulta práctico tomar, por 40 céntimos de euros, el Start Ferry; es casi una actividad casi obligatoria además de una buenísima opción para tomarse fotos. Lleva funcionando desde 1870. También se puede hacer este recorrido marítimo a las 8:00 p.m., cuando cada noche tiene lugar la Sinfonía de Luces, que convierte el mar entre la isla de Hong Kong y el distrito de Konwloon en un espectáculo multimedia gracias a los sistemas de luz y láseres instalados en las torres financieras.  El mejor lugar para verlo es en la zona de la Torre del reloj en Kwoonlon

Si quiere seguir disfrutando  de los mercados está el Ladies Market donde se venden todo tipo de prendas, cerámicas y artículos electrónicos, además no faltan las imitaciones de marcas a buen precio o el “Mercado de Jade” entre otros. Estos mercados suelen estar también rodeados de populares restaurantes donde recuperar fuerzas.

Inaugurado en 2005, el Disneyland Hong Kong es el parque temático más grande del país. (Suministrada)
Inaugurado en 2005, el Disneyland Hong Kong es el parque temático más grande del país. (Suministrada)

Más: Disneyland Hong Kong y Macao

Las opciones de la ciudad son muchas, pero hay que seleccionar. Los viajeros en familia pueden pasar un día en el primer Disneyland que se abrió en Asia Continental. A otro tipo de público le atrae Macao, una antigua colonia portuguesa que volvió a la soberanía china en 1997, y que aun conserva todos los carteles y algún periódico en portugués, aunque pocos hablantes. 

Su centro histórico es una réplica del Lisboa, pero su mayor atractivo son los casinos que atraen cada año a millones de turistas No hace falta visado para entrar a Macao, y se puede visitar en el día desde Hong Kong en autobús, que atraviesa el puente más largo del mundo con 40 kilómetros, en ferry o transportándose en helicóptero en tan solo 15 minutos. 

A medio camino, entre las dos ciudades un teleférico asciende al Buda Gigante Tian Tan e incluso es posible bañarse en algunas playas.

La vida cultural de la ciudad es intensa. Hay una ópera que ofrece casi todo el año piezas clásicas (http://operahongkong.org/) pero es especialmente conocida la Ópera cantonesa, única en su género en el mundo. (http://www.discoverhongkong.com/es/see-do/culture-heritage/living-culture/chinese-opera.jsp).

El rápido desarrollo de la ciudad dejó pocos legados históricos a salvo, pero aun se pueden encontrar templos budistas y taoístas entre grandes ediciones, y restos de edificios coloniales ingleses. 

La web oficial de la oficina de turismo ofrece un listado de lugares, precios y horarios que conviene no dejar de visitar: http://www.discoverhongkong.com.


💬Ver 0 comentarios