Turistas en Singapur utilizan máscaras al visitar la ciudad. (Victor He/Unsplash)

Los millones de viajeros que han tenido que posponer sus vacaciones debido al coronavirus, no solo se enfrentan a la incertidumbre de si podrán viajar en este año o tendrá que ser a partir del 2021, sino también a qué cambios habrá en la industria de viajes y cómo los afectarán. Al menos para esto último ya se están dando pasos certeros para saber lo que será la nueva “normalidad” en los viajes y lo más reciente es una guía realizada en colaboración entre expertos médicos, organizaciones de turismo y la U.S. Travel Association.

El documento “Travel in the New Normal”, que contiene nuevas reglas, fue sometido a la Casa Blanca, y se espera sirva de guía para los viajeros, empresas y sus empleados que viajan también de negocios. Este incluye las medidas que se tomarán para reducir el riesgo de contagio del coronavirus COVID-19 y los pasos a seguir en cada etapa de los viajes, con una meta en común, que se reanude la actividad turística ahora que los destinos se van reabriendo.

“A medida que los viajes también se reinicien, los viajeros necesitan la confianza de que se toman las medidas de seguridad necesarias desde que deja su hogar hasta que regresa. Y queremos que los líderes políticos y el público sepan que nuestros estándares son muy altos para reducir el riesgo de contagio”, dijo Roger Dow, presidente y CEO de la U.S. Travel Association.

La industria de viajes en general ha sido una de las más impactadas económicamente por la crisis provocada por el coronavirus y se estima que al 1 de mayo ya se han perdido unos ocho millones de empleos en el sector, un efecto nueve veces peor que los posteriores a los ataques terroristas del 9/11. Se espera que si los viajeros retoman sus planes de vacaciones y viajes en general, esto ayude más rápidamente a la recuperación de empleos y de las pérdidas económicas.

“Dejamos claro que no estamos invitando a viajar hasta que las autoridades de salud pública establezcan que es el momento para hacerlo, pero cuando llegue, nosotros queremos estar listos”, dijo Dow, quien añadió que están preparados para regresar a la nueva normalidad, tan rápido como las circunstancias lo permitan.

La nueva era de viajes

El documento “Travel in the New Normal” se enfoca en seis áreas, y aunque la mayoría de esas medidas se han hablado de manera aislada, el integrarlas abre las vías para hacer unos nuevos estándares que sigan todos los componentes de la industria turística en Estados Unidos.

La primera área refuerza la capacidad de adaptación que tiene la industria turística, que puede modificar desde la manera en que trabajan sus empleados hasta los espacios públicos, para protegerlos a ellos y a sus clientes. Esto incluye reforzar hábitos como el lavado de manos, utilizar equipo de protección, instalar barreras físicas y promover la distancia social, todas medidas recomendadas para evitar la propagación del COVID-19.

Otro segmento incluido, es la importancia de establecer soluciones para evitar que los viajeros tengan que tocar superficies como una medida de evitar la propagación del virus, siempre y cuando sea posible. Esto aplicaría a las áreas de check in, venta de boletos y formas de pago. Además, señala que todos los negocios y empresas de viaje deben implementar procedimientos de higiene diseñados para combatir el coronavirus que también incluyen tener estaciones de desinfectantes de manos, (si no hay posibilidad de lavarse las manos), desinfectar todas las áreas más frecuentemente y si es necesario, el modificar los horarios de operaciones para poder hacer limpiezas más frecuentes y profundas.

Tampoco dejaron fuera la necesidad de chequeos de salud para los empleados y aislar a los que muestran síntomas de coronavirus, siguiendo los procedimientos de salud establecidos por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Deberán también proveer herramientas de salud para los clientes, promover que pospongan sus viajes si están enfermos y utilizar las prácticas de manejo e higiene adecuadas en las áreas de bebida y alimentos.

El documento también recuerda a los viajeros que la responsabilidad de mantenerse saludables es compartida y que ellos como turistas o viajeros de negocio, tienen una cuota que cumplir, no solo para garantizar su salud, sino también la de otros. Un buen recordatorio, de que en la nueva era de viajes post pandemia, el éxito depende de cada uno de nosotros.


💬Ver 0 comentarios