Entre los objetos que más se llevan los huéspedes de los hoteles están los jabones y los champús. (Shutterstock)

El champú, la gorra de baño o algún jabón que sobró, son de esos "souvenirs" que la mayoría de los viajeros se lleva del hotel. Pero para la tranquilidad de los que a veces sienten culpa, vale aclarar que hay cosas que está permitido llevarse y que el hotel no puede oponerse ni llamarle la atención. Son artículos que de alguna manera están incluidos en la tarifa que el usuario paga por noche.

Sin embargo, hay otras que el hecho de sacarlas del hotel es considerado un robo, como por ejemplo las toallas. Si bien para algunos viajeros es impensado llevarse consigo el control remoto de la televisión, las perchas o las almohadas, para otros parece ser algo común. O al menos es algo que han intentado alguna vez.

Por ejemplo, la cadena internacional Wyndham Hotels & Resorts informa que los huéspedes suelen llevarse cosas que están contempladas en la tarifa. “Se trata de una serie de artículos de tocador que son cortesía del resort: gorra de baño, champú, crema y jabones”.

Pero también hay personas que van más allá y meten en las maletas cosas que no deberían: se llevan toallas, batas, almohadones o pies de cama. “Llevarse dichos objetos implica un cargo en la tarjeta dejada como garantía”, aclararon en la cadena hotelera. Lo más raro que se quiso llevar alguien de esta hospedería fueron jarras eléctricas y secadores de pelo. Sí, los enchufes de los secadores de pelo en los hoteles están pegados a la pared, pero al parecer ese no es un impedimento para algún que otro visitante.

En el Radisson, la situación es similar. Desde la gerencia indicaron que no hay problema con que los huéspedes se lleven los “amenities” y que lo que más suelen quedarse son las lociones corporales. En algunas oportunidades, hay gente más arriesgada: también se han intentado llevar o se llevaron secadores de pelo, frisas y almohadas.

En el caso del hotel Hyatt, se informó que la lista de los artículos que la gente más se lleva está encabezada por artículos como champú, crema de enjuague, quita maquillaje y botellas de aguas. También son recurrentes los que se llevan toallas y batas. En el Enjoy Punta del Este contaron que las batas, toallas, ropa de cama, almohadas y reloj despertador son los implementos más insólitos que los clientes se llevan consigo al finalizar la estadía. También mencionaron que se han robado los controles de televisión, adaptadores, secadores de pelo, alfombras de baño, botellones con sales o gel, ceniceros, lamparitas, adornos, floreros, perchas, bandejas, vasos y copas.

La situación se repite entre los huéspedes que se alojan en el Sheraton: desde el hotel dijeron que suelen llevarse las cortesías que dan, como por ejemplo la gorra de baño, champú y acondicionador, pantuflas, bolsas de lavandería, libretas y lapiceros. También se llevan o intentan, las sábanas, almohadas o batas. En su caso, ofrecen al visitante la posibilidad de que las compre ya que no forman parte de los artículos de cortesía de la casa. Hay algunos objetos que mencionarlos implica ir a lo obvio, sin embargo, saber que llevárselos es un robo no ha impedido que más de un huésped lo haga en algún que otro hotel del mundo. Para mencionar artículos que no se pueden retirar de los hoteles, la lista debe incluir: perchas, cuadros, batas, toallas, juegos de sábana, colchas, frazadas, almohadas, relojes, cafeteras, teléfonos, controles remoto, lámparas, juegos de mesa, libros y revistas, secadores de pelo, adaptadores, floreros, ceniceros, centros de mesa, bandejas, platos y cubiertos, vasos y copas, cortinas de baño, espejos y adornos en general.

Ante la menor duda, si el huésped se enamora de algunos de los artículos u objetos de la habitación, es bueno consultar en la recepción siempre podrán decir qué está permitido llevarse y qué cosas no están contempladas en la tarifa y por lo tanto está prohibido sacar, o tal vez comprar.


💬Ver 0 comentarios