El Navigator of the Seas es un buen ejemplo de esto. El barco de Royal Caribbean acaba de llegar a Miami, Florida, luego de una extensa renovación que costó más de $115 millones y tiene a todo el mundo hablando de él, como si fuera nuevo.

¡El más grande, el más novedoso, la primera pista de carreras, las primera montaña rusa…! Como si fuera de un menú del mejor restaurante, la oferta de los cruceros también es variadísima y cada vez más asombrosa. Pero con las sorpresas que nos deparan los cruceros nuevos, que deslumbran cada vez que llegan por sus novedades, las empresas se han “embarcado” en renovaciones, que a diferencia de unos años atrás, no solo son camas, alfombras o restaurantes nuevos, sino creando espacios y amenidades que den tanto o más de que hablar que los barcos nuevos.

El Navigator of the Seas es un buen ejemplo de esto.  El barco de Royal Caribbean acaba de llegar a Miami, Florida, luego de una extensa renovación que costó más de $115 millones y tiene a todo el mundo hablando de él, como si fuera nuevo.

Una de las cosas que más ha llamado la atención es su chorrera acuática The Blaster, la más larga en cualquier crucero, pero que con las vueltas y adrenalina acelerada que ofrece, parece más una montaña rusa que una chorrera. La “trillita” de 800 pies de largo, se hace en balsas para dos pasajeros.

The Blaster no es la única novedad para los que les gustan las atracciones acuáticas. También trajo Riptide, otra primicia, que usa unas alfombras para deslizarse y termina con un vistazo increíble del mar, gracias a sus tubos transparentes.

Curiosamente hasta hace solo algunos años, los barcos de Royal Caribbean no tenían chorreras, un atractivo que gusta muchísimo y que otros cruceros, como los de Carnival Cruise Line y Norwegian Cruise Line, sí tenían. Siendo tan innovadores como para haber traído el primer zipline al mar, la primera pared de escalar, el primer simulador de surfing y la primera pista de patinaje, entre otras atracciones, muchos se preguntaban qué esperaban para incluirlas.

Una de las cosas que más ha llamado la atención es su chorrera acuática The Blaster, la más larga en cualquier crucero, pero que con las vueltas y adrenalina acelerada que ofrece, parece más una montaña rusa que una chorrera. (Suministrada)
Una de las cosas que más ha llamado la atención es su chorrera acuática The Blaster, la más larga en cualquier crucero, pero que con las vueltas y adrenalina acelerada que ofrece, parece más una montaña rusa que una chorrera. (Suministrada)

 Cuando se decidieron lo hicieron en grande y trajeron en el Liberty of the Seas, en el 2016, sus primeras chorreras, The Perfect Storm, que no fueron una sola, sino tres. La popularidad no se hizo esperar y ahora las chorreras no son solo parte de los nuevos barcos, sino también de los que van renovando. Muchos tienen también tres, aunque esto varía. Más tarde, en su Harmony of the Seas, debutó The Ultimate Abyss, la primera chorrera en seco, una entrelazada, de 216 pies de largo, que te lanza del piso 16 al piso 6, en 13 segundos.

En su llegada a Miami, el Navigator of the Seas, en donde también se renovó por completo el deck de las piscinas, trajo no solo atracciones acuáticas. También se incluyeron restaurantes que han traído los barcos más nuevos, como El Loco Fresh, (comida mexicana gratuita), el Johnny Rockets Express (una versión de servicio más rápido) y Hooked, el restaurante de mariscos y To Dry For, el bar, donde lo mismo te arreglas el pelo que pides una bebida de una selección de vinos y champán. Además trajo la experiencia de Royal Escape Room: The Observatorium, Battle for Planet Z, para una batalla con láser en la oscuridad y el Adventure Ocean, su club de niños, también renovado.

Muestra de una de cabinas del Navigator of the Seas. (Suministradas)
Muestra de una de cabinas del Navigator of the Seas. (Suministradas)

El barco está saliendo desde Miami, Florida en viajes de siete días al Caribe hasta mayo. A partir de ahí se dedicará a viajes cortos hacia las Bahamas, y será el primero que incluye A Perfect Day at CocoCay, la experiencia completa de un día de playa, en la isla privada de Royal Caribbean en las Bahamas, que entre otras cosas contará con el parque acuático más grande de cualquier otra isla privada de cruceros. Todos los itinerarios incluirán un día en CocoCay.


💬Ver 0 comentarios