Ice Breaker será la nueva montaña rusa de Sea World. (Suministrada)

SeaWorld Parks & Entertainment reveló hoy más detalles de sus esperadas atracciones para el 2020.

En una conferencia de prensa simultánea, realizada en Orlando y Tampa, Florida, el parque SeaWorld anunció que Ice Breaker será la nueva montaña rusa y  de Iron Gwazi, se estrenará en Busch Gardens Tampa Bay. Es la primera vez en cuatro años que estos parques inaugurarán una montaña rusa en el mismo año.

Las nuevas atracciones son parte de la expansión de estos parques que además estrenarán una chorrera acuática en Adventure Island, el parque acuático que está al lado de Busch Gardens.

Durante la presentación en Orlando, había un pedazo de tubo mostrando parte de los materiales anaranjado brillante de Ice Breaker, que se construirá en el área de Wild Artic.

Brian Andrelczyk, vicepresidente de diseño e ingeniería de SeaWorld, dijo que esta será una experiencia de mucha adrenalina, que durará 90 segundos y desarrollará una velocidad de 52 millas por hora, aunque será para toda la familia.

“Esta, que es la sexta montaña rusa de nuestro parque, tendrá la caída más profunda y vertical de una montaña rusa de Florida, con 93 pies de alto, y estará inspirada en el tema ártico, muy a tono con el lugar donde estará construida”, indicó.

La empresa hizo una alianza con la Alaska SeaLife Center, para orientar a los visitantes a la atracción sobre el tema de la conservación y la vida marina.

“Esta montaña rusa será nuestra primera de lanzamiento, y tendrá no solo uno, sino cuatro, incluyendo uno invertido para más sorpresa e intensidad”, dijo Abraham López, portavoz de SeaWorld.

“Esto la hace muy especial porque es diferente a una montaña rusa tradicional que se sube a través de un sistema de cadena, aquí son lanzamientos sorpresa lo que se va a experimentar. Llega a 93 pies de altura y tiene una bajada de 100 grados, con más de 2,700 pies de largo”, explicó. Como es una montaña rusa familiar, podrán subirse niños de 48 pulgadas o más de estatura.

Además de anunciar el nombre para la de Tampa, Iron Gwazi, también confirmaron lo que previamente habían dicho sobre esta atracción que estará donde antes estaba la montaña rusa de madera, Gwazi. La nueva, que también abrirá en primavera, inspirada en los cocodrilos, será la más alta, de Norteamérica y la más rápida y de caída profunda del mundo, en su categoría de montaña rusa híbrida, porque combinará madera con acero.

“Es la evolución a lo moderno de las clásicas montañas rusas de madera”, dijo Stewart Clark, presidente de Busch Gardens Tampa Bay.

Aunque para la nueva montaña rusa se usarán elementos de la anterior, manteniendo la nostalgia a que apela este tipo de atracción de madera, la historia a contar y los rieles de acero serán nuevos. Iron Gwazi tendrá 206 pies de altos, una caída de 91 grados y alcanzará una velocidad de 76 millas por hora. El recorrido, de 4,075 pies de largo, tendrá tres inversiones. Suena bien intensa, (Gwazi original lo era), pero indicaron que la estatura mínima será de 48 pulgadas, considerándola también una atracción familiar.

El otro estreno de Tampa, también será sinónimo de adrenalina, ya que Solar Vortex, será una chorrera que llevará en un viaje en balsa y que desarrollará una velocidad de 20 millas por hora, desde una altura de 55 pies. Este, con balsas de capacidad de dos a cuatro personas, será la primera chorrera acuática de reversa de toda Norteamérica, donde habrá vueltas, caídas intensas y hasta remolinos, además de elementos lumínicos.

Tanto Busch Gardens como SeaWorld han tenido en el 2019 estrenos que han gozado del favor del público. En el primero, estrenaron Tigris, y en el segundo, Sesame Street, que trajo toda la nostalgia de un programa televisivo que cautivó generaciones, a la vida actual. Además, todo el año mantienen eventos especiales incluyendo ahora y hasta el 28 de octubre, el Craft Beer Fest, otro evento atractivo y muy popular, con más de 100 clases de cerveza artesanales y comida para acompañarla.


💬Ver 0 comentarios