Aumenta el número de contagios y muertes en China debido a la enfermedad de Wuhan.

Este debería haber sido un buen año para el turismo mundial, con las tensiones comerciales disminuyendo gradualmente, ciertas economías creciendo y eventos importantes tomando lugar, como los Juegos Olímpicos de Verano que se llevarán a cabo en Tokio. Pero el brote viral en China ha llevado a la industria de los viajes al caos, amenazando pérdidas por miles de millones y manteniendo a millones de posibles viajeros en casa.

Gabrielle Autry, una estadounidense que vive en China, esperaba viajar a Hong Kong esta semana para comprometerse con su novio chino. Pero esos planes están en espera, y la pareja está en cuarentena en su apartamento en Hangzhou, a ocho horas en automóvil desde el epicentro del brote en Wuhan. Hasta el miércoles, China había reportado 28,018 casos y 563 muertes. “Estamos agradecidos por nuestra salud y porque estamos juntos aquí”, dijo Autry. Ella no sabe cuándo podrán reprogramar su viaje.

Las autoridades verifican la temperatura corporal de los pasajeros en monitores térmicos, a su llegada al Aeropuerto Soekarno Hatta, en Tangerang, Indonesia. (AP Photo)
Las autoridades verifican la temperatura corporal de los pasajeros en monitores térmicos, a su llegada al Aeropuerto Soekarno Hatta, en Tangerang, Indonesia. (AP Photo)

Hasta la fecha, 30 aerolíneas han suspendido el servicio a China y 25,000 vuelos fueron cancelados solo esta semana, según OAG, una compañía de datos de viajes. Las habitaciones de hoteles en China están en vacías en su mayoría. De hecho, la ocupación hotelera china se desplomó un 75% en las últimas dos semanas de enero, según STR, una firma de investigación hotelera. Por otro lado, más de 7,000 pasajeros están en cuarentena en dos cruceros en Japón y Hong Kong.

Expectativas en peligro

Antes del brote, la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas pronosticaba un crecimiento del 3 a 4% en el turismo mundial este año, un aumento con respecto a los 1,500 millones de llegadas de turistas en 2019. Los beneficios, como la mejora económica en Oriente Medio y América Latina, superaron a algunas posibles desventajas, como la incertidumbre del Brexit o cualquier disputa comercial persistente entre Estados Unidos y China.

Un elemento central de esos números fue la promesa de un número cada vez mayor de viajeros procedentes de China, donde los ingresos en rápido crecimiento han llevado a un auge turístico mundial. En 2018, los turistas chinos hicieron casi 150 millones de viajes al extranjero y gastaron $ 277,000 millones, según IHS Markit. Eso es más que solo $ 15,000 millones en 2002.

Los indonesios que llegaron en un avión de Wuhan, China, fueron rociados con antiséptico en el aeropuerto Hang Nadim en Batam, Indonesia. (AP Photo)
Los indonesios que llegaron en un avión de Wuhan, China, fueron rociados con antiséptico en el aeropuerto Hang Nadim en Batam, Indonesia. (AP Photo)

La pérdida de esos turistas se siente con mayor intensidad en Asia, que generalmente atrae al 75% de los viajeros del Año Nuevo Lunar, dice ForwardKeys, una empresa de consultoría de viajes. El nuevo año, que comenzó el 25 de enero, es uno de los principales períodos de viaje de China.

Disney dijo el miércoles que podría perder $ 175 millones si sus parques en Hong Kong y Shanghái permanecen cerrados durante dos meses. Por su parte,Tailandia espera perder $ 9,700 millones en ingresos turísticos de los viajeros chinos hasta junio, comentó el ministro de Turismo y Deportes, Pipat Ratchakitprakan, a The Associated Press.

Cantazo a todo Asia

"El día que escuchamos las noticias (sobre el virus), los turistas se habían ido", indicó Arisara Chamsue, que dirige una tienda cerca del Gran Palacio de Bangkok. "El número ha bajado. Y solo puedo hacer una décima o dos décimas de lo que normalmente hago".

Los turistas de otros lugares también están cancelando los viajes a Asia. Brian Guyer de Bozeman, Montana, planeó ir a Japón la semana próxima para unas vacaciones de esquí de ensueño después de encontrar una buena oferta en Alaska Airlines. Pero él y su compañero decidieron cancelar, porque el viaje requirió una escala de 14 horas en Beijing. No estaban seguros de que se les permitiría ingresar a Japón o Estados Unidos Después de pasar por China.

Una familia china camina por Bangkok, Tailandia, con máscaras faciales. (AP Photos)
Una familia china camina por Bangkok, Tailandia, con máscaras faciales. (AP Photos)

Otros están adoptando un enfoque de esperar y ver, incluido el pianista de concierto Julio Elizalde y el violinista Ray Chen. Los dos tienen una gira de conciertos por seis ciudades de China programada para mayo. Están observando atentamente. Mientras las cosas mejoren en el próximo mes o dos, Elizalde dice que planean honrar ese compromiso.

Se acumulan las cancelaciones

Sin embargo, las cancelaciones se están acumulando para las aerolíneas. Tourism Economics, una firma de datos y consultoría, estima que las aerolíneas estadounidenses perderán $ 1,600 millones este año debido a la pérdida de negocios hacia y desde China. La empresa no tiene estimaciones para las aerolíneas chinas.

Las líneas de cruceros también están sintiendo el pellizco. Carnival y Royal Caribbean han cancelado alrededor de 20 cruceros por China, y muchas líneas de cruceros no permiten que los pasajeros aborden si han estado en China o Hong Kong en los 14 días anteriores a la navegación del barco. Eso afecta a miles de pasajeros. Por ejemplo, el barco de Royal Caribbean Spectrum of the Seas, con sede en Shanghai, tiene una capacidad de ocupación doble de 4,246 personas.

Royal Caribbean, con sede en Miami, estima que las cancelaciones reducirán aproximadamente el 1% de las ganancias de 2020, y eso se duplicará si las restricciones de viaje en China aún están vigentes a fines de febrero.

Crucero World Dream atracado en la terminal de cruceros Kai Tak en Hong Kong. (AP Photo)
Crucero World Dream atracado en la terminal de cruceros Kai Tak en Hong Kong. (AP Photo)

Los destinos más alejados del brote también están sintiendo la pérdida de turistas chinos. Australia, ya maltratada por los incendios forestales, acaba de imponer una prohibición de viaje a los visitantes de China continental. De hecho, China fue la mayor fuente de visitantes internacionales a Australia el año pasado, con 1.4 millonesde turistas que gastaron $ 13,400 millones, según IHS Markit.

Por otro lado, Italia podría perder $ 5,000 millones en ingresos por turismo este año, dijo Demoskopika, una agencia de encuestas. En Estados Unidos, Tourism Economics predice una caída del 28 % en los visitantes chinos, a alrededor de dos millones. Eso representa aproximadamente $ 6,000 millones menos gastados en viajes y pasajes aéreos.

Cancelaciones por precaución

Algunos viajeros preocupados incluso están cancelando viajes a lugares que aún no se han visto afectados. Stanley Kolodziejczak, director de impuestos de la firma de abogados White and Case en Nueva York, planeaba visitar Sudáfrica y Brasil este año, pero esos viajes están en veremos. Le preocupa que esos países no tengan los sistemas establecidos para detectar y administrar el virus.

Pero Christina Pedroni, vicepresidenta senior de Liberty Travel, una agencia de viajes con sede en Nueva Jersey, dijo que no ha visto muchas cancelaciones para destinos fuera de Asia. Algunos clientes que se dirigen a Asia cambiaron a otro destino en lugar de cancelar por completo, dijo.

“Esto podría cambiar si la situación se agrava. Pero por ahora, la mayoría de los viajeros dejan planes de viaje inminentes tal como están ", dijo Pedroni.

Un trabajador del Aeropuerto Internacional Liszt Ferenc de Budapest, en Hungría, desinfecta uno de sus pasillos como medida de precaución contra la propagación del coronavirus. (AP Photo)
Un trabajador del Aeropuerto Internacional Liszt Ferenc de Budapest, en Hungría, desinfecta uno de sus pasillos como medida de precaución contra la propagación del coronavirus. (AP Photo)

Esperan una recuperación

El turismo se recuperará, como lo ha hecho de los anteriores problemas de salud. Pero los analistas están divididos sobre la cantidad de tiempo que llevará la recuperación. Tourism Economics, citando el brote de SARS en 2003, espera que pasen cuatro años antes de que el turismo chino a los Estados Unidos vuelva a los niveles previstos anteriormente. El Consejo Mundial de Viajes y Turismo, un grupo de defensa del turismo, dice que generalmente toma 19 meses para que el número de visitantes se recupere después de un brote viral.

David Tarsh, portavoz de ForwardKeys, dijo que hay algunas diferencias clave con la epidemia de SARS, que mató a 774 personas en 2003. En ese caso, dijo, los medios informaron que el virus estaba afectando a todo el sudeste asiático, a pesar de que estaba confinado a China, Vietnam, Hong Kong y Singapur. Eso afectó al turismo incluso en lugares que estaban lejos del brote, como India.

Esta vez, dijo, es más probable que los viajeros entiendan que el virus está centrado en Wuhan, China, lo que podría ayudar a que la recuperación progrese más rápidamente.

El SARS también golpeó cuando los viajeros aún tenían miedo después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, dijo. Tarsh también dijo que China ha sido más abierta sobre su respuesta esta vez. "China ha tomado medidas muy dramáticas", dijo.

___

Los periodistas de AP Preeyapa T. Khunsong y Tassanee Vejpongsa en Bangkok, David Koenig en Dallas y Colleen Barry en Milán contribuyeron a la historia.


💬Ver 0 comentarios