Si quieres ver una perspectiva diferente de Inglaterra, se puede viajar en uno de los muchos trenes de vapor que datan de la década de 1930 y 1940. (Suministrada)

Para muchos viajeros, no importa la edad, el tren es una de las mejores formas de recorrer y  conocer distintos países. De hecho, uno de sus encantos es la oportunidad que brindan para   disfrutar de los hermosos paisajes durante todo el trayecto, la oportunidad de compartir con otras personas y vivir una experiencia diferente. 

La editorial Lonely Planet, una de las mayores de guías de viajes en el mundo, acaba de publicar un libro sobre “Los mejores viajes en tren por el mundo”. Aquí publicamos una breve descripción de algunos de esos trayectos que se describen en la publicación.

De Johannesburgo a Ciudad del Cabo

Según la publicación, el servicio nocturno entre Johannesburgo y Ciudad del Cabo atraviesa el Karoo, un desierto mítico en el corazón de Sudáfrica, mientras describen las “nubes del desierto”, especies de plantas que son arrastradas por el viento. También mencionan el impresionante tapiz de montañas y viñedos del Cabo y que, al final, un ambiente de camaradería inunda el tren conforme avanza junto al Atlántico hacia el acogedor contorno de Table Mountain.

Paisaje que se disfruta en el tren entre Johannesburgo y Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. (Suministrada)
Paisaje que se disfruta en el tren entre Johannesburgo y Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. (Suministrada)

Tren de “juguete” a Darjeeling

Según Lonely Planet, los trenes de vapor de vía estrecha de la India son legendarios y este tren, de color azul, es el más famoso del país. El trayecto desde las llanuras de Bengala hasta Darjeeling pasa por plantaciones de té y pueblos formados por casas con techos de hojalata. Destacan, además, que este emblemático viaje por las montañas recuerda al imperio británico “cuando tomar el té en Darjeeling era algo tan inglés como los pantalones de montar, la selva y los pijamas”.

Los trenes de vapor de vía estrecha de la India son legendarios. (Suministrada)
Los trenes de vapor de vía estrecha de la India son legendarios. (Suministrada)

Centovalli Express

La ruta de dos horas desde Locarno, ciudad suiza ubicada a orillas del lago Mayor, en la Suiza italoparlante, hasta Domodossola, en la frontera italiana del Piamonte, tiene una belleza poco reconocida, sostiene Lonely Planet en su libro. Y destacan que los paisajes, como las cascadas sobre riscos, viñedos en laderas, elegantes viaductos con arcos, aldeas con tejados de piedra y barrancos excavados por glaciares “animan el espíritu”.

Desde el Centovalli Express se aprecian unas vistas impresionantes de Suiza. (Suministrada)
Desde el Centovalli Express se aprecian unas vistas impresionantes de Suiza. (Suministrada)

De Fort William a Mallaig en el Jacobite

Según Lonely Planet, este viaje es una alegre venganza contra Beeching, el hombre a quien los británicos culpan del cierre de miles de estaciones y líneas del Reino Unido supuestamente sobrantes durante la década de 1960. Ahora unas maravillosas locomotoras de vapor, de las décadas de 1930 o 1940, tiran de unos vagones anticuados “por una mágica tierra de nadie sin un atisbo de la austeridad de la British Rail posterior a Beeching”. Según la información, los elementos naturales, imposibles de describir sin superlativos: el pico más alto de Gran Bretaña, la tercera masa de agua más grande de Escocia y un paisaje de bosques, montañas, lagos o costa, despierta el asombro en cada curva.

Locomotoras de vapor que atraviesa Inglaterra. (Suministrada)
Locomotoras de vapor que atraviesa Inglaterra. (Suministrada)

Lima a Huancavelica por Huancayo

Esta aventura peruana lleva al viajero por el mayor desnivel de todos los viajes en tren del mundo: desde el nivel del mar hasta casi 5,000 metros. Se atraviesan los Andes, se recorren las segundas vías más elevadas del planeta y la estación de pasajeros más alta y, como colofón de la odisea, se viaja en el único tren no turístico que queda en Perú hasta la cautivadora ciudad de Huancavelica, explica Lonely Planet.  

Los mejores paisajes de Perú se puede disfrutar desde el interior del Tren Andino. (Sministrada)
Los mejores paisajes de Perú se puede disfrutar desde el interior del Tren Andino. (Sministrada)

Tren Beijing-Lhasa

El tren 221, que conecta la arquitectura futurista y las maravillas imperiales de Pekín con los monasterios y palacios de ensueño de Lhasa, lleva a sus pasajeros de la China urbana hasta la tierra de monjes de túnica magenta, donde el aire está cargado del aroma del incienso y las velas de grasa de yak. En su camino al oeste, asciende casi 5,000 metros rumbo al techo del mundo: la meseta tibetana, donde pasa juntos a yaks pastando, banderas de oración, montañas nevadas y cielos de azules infinitos. A bordo, los viajeros sorben fideos y juegan a las cartas con sus compañeros de litera.

El tren 221 conecta a Pekín con los monasterios y palacios de ensueño de Lhasa. (Suministrada)
El tren 221 conecta a Pekín con los monasterios y palacios de ensueño de Lhasa. (Suministrada)


💬Ver 0 comentarios