Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Los pulmones son órganos vitales que se exponen a enfermedades contraídas por el medio ambiente y por estilos de vida dañinos, cuidarlos es esencial para la salud.
Los pulmones son órganos vitales que se exponen a enfermedades contraídas por el medio ambiente y por estilos de vida dañinos, cuidarlos es esencial para la salud. (Shutterstock)

Si pensamos en el cuerpo como una casa, los pulmones serían el patio o el jardín, el espacio por donde respiramos el oxígeno que nos ayuda a vivir. De la misma manera que protegemos nuestras áreas verdes de plagas y otras amenazas, tenemos que cuidar de nuestros pulmones con atención y cautela.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, a través de su portal Medline Plus, adscritos a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, en inglés), las enfermedades y los problemas respiratorios más comunes son: el asma, la gripe, las alergias, la neumonía, la tuberculosis, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el cáncer del pulmón.

Cada cual tiene sus particularidades, pero, debemos estar atentos a los siguientes síntomas, para decidir si es necesario visitar a un profesional de la salud:

  • Dificultad o ruidos al respirar
  • Respiración rápida y superficial
  • Falta de aire
  • Tos con sangre
  • Congestión nasal
  • Otros

De todas las medidas que podemos tomar para prevenir o aliviar algún padecimiento relacionado con los pulmones, la más efectiva es no consumir tabaco ni ninguna otra sustancia que llene de humo nuestros pulmones. También debemos evitar convertirnos en ‘fumadores de segunda mano’ —estar en lugares donde otras personas físicamente cercanas a nosotros están consumiendo tabaco—. Estadísticas sobre las principales causas de muerte recopiladas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el 2019, colocaban en sexta posición al cáncer de tráquea, bronquios y pulmón.

Igualmente, el efecto de la contaminación ambiental es un asunto preocupante y urgente. Según datos a nivel mundial, también de la OMS, en el 2014, un 20% de las muertes por contaminación atmosférica tuvieron relación a alguna enfermedad del pulmón o las vías respiratorias; 40% se debieron a contaminación del aire en espacios interiores.

Recursos a nuestro alcance

¿Qué está a nuestro alcance, en espacios domésticos y laborales, para aliviar nuestros pulmones?

  • Utilizar humidificadores y purificadores de aire
  • Estar atentos al contenido de las pinturas y demás materiales de los muebles
  • Tener en nuestro botiquín una máquina de terapia respiratoria para cuando sea necesario

Hay, además, otras recomendaciones puntuales que podemos incluir en nuestra rutina para fortalecer la capacidad pulmonar. La publicación digital Medical News Today enumera siete actividades que podemos hacer en casa:

  1. Inhalar vapor de agua, para abrir las vías respiratorias y drenar la mucosidad.
  2. Toser controladamente, para expulsar toxinas y mucosidad.
  3. Realizar ejercicios de respiración, estando acostados y con las caderas elevadas, para que la gravedad ayude en la eliminación de la mucosidad (puede hacer este ejercicio boca arriba, de lado y boca abajo).
  4. Tomar té verde para ayudar a la desinflamación de los pulmones.
  5. Llevar una dieta alta en otros alimentos antiinflamatorios como: cúrcuma, vegetales verdes, nueces, lentejas y papaya).
  6. Incorporar ejercicios a nuestra rutina diaria, para oxigenar más el cuerpo y eliminar dióxido de carbono (consulta con un profesional de la salud cuál ejercicio es adecuado para ti).
  7. Recibir percusión torácica realizada por un profesional de la salud, en la que se golpea la caja torácica y se va liberando la mucosidad atrapada en los pulmones.
💬Ver comentarios