Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Busca un lugar adecuado para tener la llamada, con buena señal e iluminación y que sea privado; así podrás hablar con libertad y proteger tu información de salud. (Shutterstock)

Una de las tendencias más importantes que ha traído la pandemia es el aumento en el uso y aceptación de la telemedicina para el cuidado de la salud.

“Aunque el mayor aumento ocurrió durante el comienzo de la pandemia por el COVID-19, importantes analistas del sector de la salud entienden que la telemedicina continuará teniendo un rol importante en el cuidado. Entre las razones, destacan que los pacientes han tenido una experiencia relativamente positiva y ahora están más abiertos a usar esta modalidad de cuidado”, explicó el Dr. Dennis Negrón, nefrólogo y director médico de Triple-S.

Qué es y sus diferentes modalidades

Cuando se le preguntó qué es telemedicina, explicó que puede resumirse como “el uso de tecnologías de comunicación para brindar atención médica a distancia. Estas tecnologías pueden incluir teléfonos, computadoras, cámaras, videoconferencia, internet y comunicaciones satelitales e inalámbricas”.

Aunque el uso más común que se le ha dado desde que comenzó la pandemia es la “visita virtual” con un profesional de la salud a través de una llamada telefónica o videollamada, también incluye otras aplicaciones como el monitoreo remoto de signos vitales.

Manejo de condiciones crónicas y otras preocupaciones de salud

“En medio de la pandemia la consulta telefónica ha sido de gran ayuda para que personas con condiciones crónicas —que les colocan en los grupos de riesgo— retomen su cuidado y se mantengan en contacto con sus médicos y así evitan descompensarse”, aseguró el doctor Negrón.

Indicó que, aunque ya la mayoría de las oficinas médicas están abiertas, todavía hay pacientes que por su situación personal tienen mucho temor a exponerse. “En estos casos, la telemedicina les puede brindar el acceso a servicios que necesitan sin el riesgo de exposición”, subrayó.

Dijo que un ejemplo sencillo de telemedicina es “tienes dolor en la espalda que no es severo y, por lo tanto, no es necesario ir a una sala de urgencia o de emergencia. Con el servicio de telemedicina puedes tener una evaluación médica básica y, después de evaluarte, el médico puede hacerte unas recomendaciones y recetar medicamentos para tratar la condición inicialmente. El sistema ofrece la ventaja de enviar la receta electrónicamente a la farmacia y así el paciente puede recibir el servicio necesario”.

6 recomendaciones para prepararse

No importa si el paciente escoge una simple llamada telefónica, una videollamada o el uso de una plataforma como TeleConsultaMD, el galeno ofreció las siguientes recomendaciones:

1. Busca un lugar adecuado para tener la llamada, con buena señal e iluminación y que sea privado; así podrás hablar con libertad y proteger tu información de salud. Además, asegúrate de que no haya ruido para que tú y el doctor se puedan escuchar bien.

2. Si vas a usar un servicio de videochat como FaceTime, WhatsApp o Messenger de Facebook, practica antes de la cita si no lo has usado antes.

3. Haz una lista de tus síntomas, las condiciones que padeces y todos los medicamentos y suplementos que estás usando.

4. Ten a la mano también los resultados de tus laboratorios y estudios recientes. No dependas de la memoria, que muchas veces nos traiciona.

5. Antes de tu cita, anota el nombre de la farmacia, laboratorio y centro de imágenes que acostumbras a usar con sus direcciones.

6. Ten a la mano lápiz y papel para tomar nota de todas las instrucciones que te dé el doctor.

💬Ver comentarios